NUEVITAS, CAMAGÜEY.- En la madrugada de este viernes 23 de febrero comenzó la etapa de arranque de la unidad generadora número cuatro, de 120 Megawatts, de la central termoeléctrica 10 de Octubre, proceso que puede llevar a que en el curso de las próximas horas quede sincronizada al Sistema Electroenergético Nacional (SEN) de manera estable, tras un sostenido esfuerzo de trabajadores de ese sector en el país, de la propia planta y de fuerzas de diferentes ministerios como el de la construcción.

Eric Milanés Quinzán, director general de la industria nuevitera, precisó la posibilidad de que en algún horario del día de hoy viernes pueda estabilizarse la generación, de no presentarse imprevistos, lo que aseguraría el enlace y la producción de la tan necesaria energía eléctrica.

Desde que se produjo la avería a fines de enero, la cual llevó a la paralización de las unidades cuatro, cinco y seis, y a desplegar de fuerzas especializadas de la Unión Nacional Eléctrica y de las centrales de Mariel, en la capital, Carlos Manuel de Céspedes, de Cienfuegos y Lidio Ramón, de Holguín hacia Nuevitas, las labores de recuperación se han mantenido ininterrumpidamente las veinticuatro horas del día.

En la concreción de la puesta en marcha del bloque cuatro sobresale el colectivo del taller eléctrico de la 10 de Octubre el que se ha enfrentado a los equipos más dañados, precisó la fuente.

La complejidad de las faenas, que continuarán hasta restablecer las unidades 5 y 6 en un período más prolongado, obligó a asegurar capacidades de alojamiento en Camagüey, en el balneario de Santa Lucía y en la propia ciudad para los trabajadores de diferentes calificaciones técnicas movilizados para enfrentar la recuperación.

A pesar de los contratiempos generados por la avería, el personal de la cocina ha garantizado el procesamiento de los alimentos con la ayuda integrada del hospital municipal Dr. Martin Chang Puga y la fábrica de fertilizantes y plaguicidas de Nuevitas.

El restablecimiento de este servicio mejorará las ofertas de electricidad, pero no al alcance lógico de cuando los tres bloques funcionan. De ello se deriva que en los hogares y en centros laborales deben extremarse las medidas de consumo en el horario pico para evitar, en lo posible, apagones.