CAMAGÜEY.- El proyecto de colaboración internacional “Sistema de Gestión de Información Patrimonial”, desarrollado principalmente por la Unión de Informáticos de Cuba en Camagüey, la Oficina del Historiador y la Universidad Ignacio Agramonte Loynaz, es uno de los tres candidatos cubanos a los premios de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) 2018.

“Estamos en espera de la decisión final porque ahora el concurso del CMSI se encuentra en la cuarta de sus cinco fases, en la que luego de las votaciones, el Grupo de Expertos se encuentra seleccionando a los ganadores y anunciarlos durante el Foro Mundial del presente año”, informó Reynaldo Alonso Reyes, presidente de la UIC en el territorio camagüeyano.

Como objetivo, el proyecto persigue la utilización de tecnologías de la información y las comunicaciones, talleres, servicios de valor añadidos y otras acciones de intervención el Centro de Interpretación de Camagüey para lograr que los individuos interactúen con la información y su valorización sobre la zona del centro histórico de la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

Foto: Del AutorFoto: Del Autor

“También buscamos el incremento del volumen de información a mostrar, contribuir al fomento de los valores identitarios y al enriquecimiento de la cultura mediante el acceso a formatos que promueven las emociones y la interacción dinámica con las TICs e implementar una red local WiFi que provea servicios asociados al sistema”, argumentó Alonso Reyes.

Financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), en este “Sistema de Gestión de Información Patrimonial”, participan diferentes segmentos poblacionales, aunque su labor fundamental está centrada en las escuelas de los alrededores del área declarada patrimonio, en la que sus estudiantes y educadores, tienen un nuevo espacio didáctico y ameno para enriquecer el conocimiento histórico y social de la localidad.

Los premios de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información constituyen un mecanismo eficaz para evaluar investigaciones, acciones prácticas y otras actividades que aprovechen y prioricen el poder de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en favor del desarrollo sostenible; así como propicia el intercambio de experiencias y prácticas óptimas a escala internacional.