CAMAGÜEY.- La fábrica Alejandro Arias, del Ministerio de Industrias en esta provincia, cierra el año con buenos resultados productivos y también en los indicadores económicos, con un valor agregado de 3,4 millones de pesos y la satisfacción de sus clientes, fundamentalmente de los sectores tabacalero y agrícola.

El ingeniero Guillermo Piñeiro Libera, director de este complejo, dijo que en el ámbito financiero cierran con siete millones de pesos de ventas, de ellos 1,2 de utilidades; mientras, cada taller venció los indicadores del presupuesto asignado.

Visto de manera integral la entidad estabilizó el personal de la fundición, área clave e imprescindible “para la vida de la fábrica”, afirmó el director.

El colectivo, en solo un mes, pudo recuperarse de los efectos del huracán Irma, fenómeno meteorológico que afectó de manera parcial la cubierta de los talleres de maquinado, mantenimiento, transporte, pailería, y de forma total el techo de todas las oficinas administrativas.

Las 517 electrobombas fabricadas encuentran espacio en la producción tabacalera, en vivienda, salud, educación, ganadería, avicultura y la agricultura, y 1 216 motobombas se produjeron para diferentes clientes.

Esta planta aseguró más de 10 kilómetros de cerca, de 2 479 accesorios para los equipos de bombeo y 140 eyectores que favorecieron soportar los efectos de la sequía en pozos deprimidos.

La fundición superó el plan del año pasado, y en el 2017 termina con más de 170 toneladas de hierro elaborado, cumplió la demanda a terceros, como la agricultura, en la fundición de chapeadoras y de quemadores, difusores y parrillas solicitadas por el Inpud de Villa Clara, que utiliza en su producción de cocinas de gas.

También se fundieron cuatro toneladas métricas de bronce, principalmente en taruguerías y bujes para clientes diversos, así como para los insumos de mantenimiento de los equipos la fábrica.

Como si fuera poco, la industria mantiene en fase de ensayo una nueva bomba del modelo 50-160 para uso en motor de combustión, proyectada a salir al mercado en el 2018, mientras en el actual lanzaron al mercado la 50-200 para igual propósito, y en funcionamiento en las faenas de riego de Tabacuba.