CAMAGÜEY.- Como se previó, esta provincia finalizó el 12 de diciembre la XII Comprobación de Control Interno, auspiciada por la Contraloría General de la República de Cuba en 20 entidades del territorio, de ellas diez de subordinación local y el resto de empresas nacionales.

El personal especializado que intervino en este ejercicio estuvo conformado por 112 auditores, 20 jefes de grupo, 10 supervisores, 12 estudiantes universitarios, una experta del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y directivos y funcionarios del puesto de mando creado con este fin.

El énfasis de la comprobación, iniciada el pasado primero de noviembre, estuvo enmarcado en la gestión de los inventarios ociosos o de lento movimiento, a la vez que observó las medidas emprendidas por las administraciones para solucionar incongruencias que impactan, de manera negativa y directa, en la economía, cuestión que no siempre se hace bien.

Resulta siempre incomprensible que conociéndose con tiempo la fecha de supervisiones, comprobaciones, auditorías o como quiera llamársele, llegue el momento del ejercicio y, finalmente, sean encontrados problemas, advertidos con anterioridad y solucionables con extremo cuidado y control.

Es un fenómeno negativo reiterado, en mayor o menor medida, en inspecciones de control interno. En la actual verificación no fue una excepción, aunque se trabajó para reducir ese estilo, mostrándose botones positivos de muestra.

Inexplicable –por mucho que quiera justificarse-- resulta el incumplimiento de la legislación vigente de las administraciones para ofrecer datos confiables de las existencias de mercancías en los almacenes. No admire dudas, de que en los lugares donde eso sucedió, los consejos de dirección no dieron prioridad a las vías para disminuir los inventarios de lento movimiento y los ociosos.

Qué decir de otros casos que no actualizaron los registros primarios ni llevaban a la práctica el ejercicio contable, elemental en cualquier sistema de control empresarial o presupuestario. No tener cubierta la totalidad de las plazas claves en ese frente no justifica las irregularidades.

Ahora que ha concluido la comprobación es importante mencionar que el conteo físico de productos, ejecutado por los auditores en los almacenes, permitió cerciorarse de cuánto falta y la necesidad de depurar responsabilidades en los diferentes escalones de mando.

La vicecontralora provincial, Máster Leticia Carmona Galindo, dijo que este paso, de análisis del informe final con los dirigentes administrativos y trabajadores, que tuvo lugar desde el 4 de diciembre, constituye la antesala para la valoración definitiva, prevista a someterse a una exhaustiva evaluación en el territorio camagüeyano en enero de 2018.

En el 2017 durante la celebración del XI Encuentro Internacional de Contabilidad, Auditoría y Finanzas, celebrado en el Palacio de Convenciones de La Habana, con la asistencia de 400 delegados de 17 países, la Contralora General de la República, Gladys Bejerano Portela, realizó una intervención en la que llamó a luchar por la eficiencia empresarial, como herramienta de control interno.

“La mejor manera de luchar contra la corrupción es que nuestras organizaciones sean eficientes, respetuosas de la legalidad y disciplinadas”, sostuvo la también vicepresidenta del Consejo de Estado.