CAMAGÜEY.- Domingo sin clases y encima nublado y con lluvia esporádica: día ideal para dormir a piernas sueltas. Cualquiera en otro país del inmenso planeta así pensaría, mas este 26 de noviembre casi todas las familias se levantaron en la Isla del Caribe más temprano que lo habitual y donde residen niños pioneros, ni hablar.

Cristian Eduardo del Toro llegó temprano al Colegio #4 de la Circunscripción 61 en Camagüey de manos de su tía abuela, Alicia Pino, que en estos 40 años del Poder Popular, siempre en elecciones vota con la fresca.

El pionerito Cristian cursa el cuarto grado en la escuela Grandes Alamedas y es su segunda incursión como custodio de las urnas electorales y también, junto con el adolescente, Daniel Alberto Urra Salas, realizaron la primera guardia de las votaciones.

Daniel, estudia el séptimo grado en la secundaria básica “Ana Betancourt” y aunque le gusta la asignatura de español quiere ser ingeniero eléctrico.

Cristian: “Para mí es un honor participar en las elecciones de mi provincia”.

Daniel: “Desde muy pequeño cuido las urnas y me gustaría que cuando cumpla los 16 años votar por la Revolución y mi familia para que otros pioneritos como yo hoy también digan: ¡Votó! “.

La pionerita Lorena Rosabel González Lucas, tiene 10 años y estudia en Grandes Alamedas, es su primera vez y espera sentada que le llegue su turno para guiar a los electores en la colocación de las boletas en las urnas: “Me siento feliz “…y sonríe nerviosa y no dice más, tampoco es necesario…mas ella está allí…

Así son los niños que “protegen” las elecciones en Cuba con sus sonrisas.