CAMAGÜEY.- El Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, visitó varias zonas afectadas por el huracán Irma en la provincia donde constató las labores de recuperación.

Temprano en la mañana, Jorge Luis Tapia Fonseca, Presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), brindó al también Héroe de la República de Cuba un detallado parte de los daños que causó el meteoro en Camagüey y las medidas que se acometen en la fase recuperativa.

En la reunión Valdés Menéndez debatió sobre las deficiencias que presenta la provincia con el abasto de agua e instó a Inés María Chapman, Presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, a buscar alternativas para que cada comunidad posea fuentes alternativas al sistema territorial. Además, indicó a los dirigentes del CDP planificar nuevas inversiones en este vital sector con el manejo de las cuentas de desarrollo local para lograr soluciones a largo plazo.

También reconoció el trabajo de los trabajadores de la Unión Nacional Eléctrica por devolver el servicio eléctrico al 99,62% de los clientes en solo 15 días. Se preocupó por el reinicio de las actividades docentes en las escuelas y la venta de alimentos a la población.

Más tarde se trasladó vía aérea a la ciudad de Nuevitas en compañía de Ramón Espinosa Martín, Viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y varios titulares de las principales carteras socio-económicas del país.

Cerca del mediodía la comitiva aterrizó en el Consejo Popular Jaronú, del municipio Esmeralda, donde intercambiaron con damnificados del evento meteorológico. En el Instituto Politécnico Agropecuario Dagoberto Rojas Montalván chequearon las condiciones que poseen las familias que aún permanecen evacuadas ahí.

Luego recorrieron el caserío Moscú donde se levantan cerca de un centenar de viviendas para quienes perdieron su hogar en la fatídica noche que unió los días ocho y nueve de septiembre. El Comandante de la Revolución conversó con varios beneficiados y les aconsejó reforzar el proceso constructivo de sus casas y velar por cada detalle para que queden con la mayor calidad posible.

El pueblo, y los obreros de la empresa Azcuba, que asume la edificación de las nuevas viviendas, detuvieron el ajetreo para saludar a los distinguidos visitantes; les trasmitieron un profundo agradecimiento por tanta preocupación y la confirmación de que la Revolución puede contar siempre con los esmeraldenses.

Dentro del batey Jaronú, Monumento Nacional, José Rodríguez Barreras, director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, explicó los fuertes perjuicios al fondo patrimonial del poblado y las medidas que se toman para solucionarlos. El Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros instó a las autoridades a estudiar la composición de los materiales originales utilizados en la fabricación de los preciados elementos arquitectónicos para lograr imitaciones con recursos locales.

Al finalizar el recorrido Ramiro Valdés Menéndez elogió la rápida respuesta del pueblo ante esta desgracia y agregó que confía en la capacidad de trabajo de los camagüeyanos para devolver la vitalidad de las principales áreas socio-productivas del territorio.