CAMAGÜEY.- Las industrias de materiales de la Construcción y productores locales de los trece municipios de la más extensa provincia del país, multiplicarán con calidad los elementos de techo, piso y paredes con destino a restañar más de 27 mil viviendas destruidas por el huracán Irma.

Luis Sisto Mora, vicepresidente de la Asamblea Provincial, presidió este lunes el intercambio con los fabricantes del gremio en el cual se conoció que en los territorios norteños de Nuevitas, Esmeralda, Minas y Sierra de Cubitas, fuertemente embestidos por el fenómeno meteorológico, se montarán pequeñas fábricas de bloques, áridos… y molinos de bolas para reciclar escombros en nuevas construcciones y mejoramiento del fondo habitacional.

De manera emergente en las zonas rurales afectadas por el meteoro, brigadas de constructores y trabajadores de la Empresa Forestal, aprovechan la madera de palmas y otros árboles derribados para levantar casas rústicas con piso de cemento a los damnificados que quedaron sin hogar.

El acelerado movimiento dirigido a la producción local de materiales de construcción, incluye los municipios de Florida y Camagüey, donde también las ráfagas huracanadas de Irma, averiaron parcial y total un número significativo de inmuebles.

Leonardo Fernández y Neida Verdecia Tamayo, directores provinciales de la Industria de Materiales e Industrias Locales del Poder Popular, respectivamente, expusieron las capacidades productivas actuales limitadas por equipos tecnológicos y de transporte, pero aseguraron que las reservas en sus instalaciones y nuevos proyectos para la fabricación materiales, son incalculables, opiniones coincididas con la mayoría de los “industriales” de la autarquía -sistema económico en el que una localidad se abastece con sus propios recursos- lugareña, dispuestos a producir con calidad para la solución habitacional arruinada en correspondencia con el soporte logístico inaplazable de la fase recuperativa.