CAMAGÜEY.- Miles de metros de cúbicos de basura se encuentran todavía en las calles de muchas poblaciones de la provincia de Camagüey. Su recogida implica ya a numerosas fuerzas movilizadas, y este fin de semana contó también con el protagonismo de buena parte de la población de la capital camagüeyana.

Así lo constató Adelante Digital en un recorrido por varios repartos de la urbe, donde entre sábado y domingo se logró eliminar una parte significativa de los restos de árboles y escombros que dejara el huracán Irma a su paso.

De acuerdo con Mayelín Ruiz Gómez, secretaria del comité del Partido en el distrito Cándido González, se ha priorizado la limpieza de los entornos de instituciones escolares y de salud, y de las principales vías de circulación. “Este lunes debemos tener todas las escuelas funcionando y haber restablecido en lo fundamental el tránsito por el área patrimonial de la ciudad. La intención es ir avanzando a partir de las calles y plazas que ya se han higienizado”, agregó.

Las acciones cuentan con el concurso de equipos y fuerzas aportados por entidades como la Empresa Azucarera de Camagüey, y los ministerios de la Construcción y Agricultura, las FAR y el Minint. Este fin de semana, junto a ellos estuvieron estudiantes y trabajadores.

Gracias a los alumnos y profesores de Ciencias Médicas, y trabajadores de Seprotcam, este lunes el Centro Mixto Bernabé Boza reabrió sus puertas con una imagen renovada.Gracias a los alumnos y profesores de Ciencias Médicas, y trabajadores de Seprotcam, este lunes el Centro Mixto Bernabé Boza reabrió sus puertas con una imagen renovada.

Un ejemplo pudo encontrarse en el Centro Mixto Bernabé Boza, beneficiado por la labor de alumnos de la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay y miembros de la Empresa de Seguridad y Protección de Camagüey (Seprotcam).

Gracias a ellos fue posible el restablecimiento de ese centro educativo, donde varios árboles de gran porte habían quedado por tierra a causa de los vientos de Irma. La jornada de higienización también benefició a una primaria y una secundaria cercanas, e incluyó la eliminación escombros y acciones del programa autofocal, esenciales debido al deterioro de las condiciones ambientales.

“Es muy importante todo lo que podamos hacer para el retorno a la normalidad; por eso, primero decidimos incorporarnos a la rehabilitación de nuestra universidad y ahora a la de otras escuelas”, explicó Melissa Diana Estela Morales, estudiante de segundo año de Medicina.

Similares motivaciones impulsaron a Vladimir Quirce Caballero y sus colegas de Seprotcam. Algunos de ellos llegaron al ‘Bernabé Boza’ luego de cumplir sus turnos de guardia en distintas instituciones. “Después de un fenómeno meteorológico como este se impone que sumemos fuerzas. Este no es el primer sitio al que vamos para brindar nuestra ayuda, ni será el último”.

LOS PASOS QUE FALTAN

La Belén que por estos días recorre Yaquelín Quintana Pérez no tiene nada que ver con la de una semana atrás. Cumpliendo la responsabilidad de presidenta del Consejo Popular que lleva ese nombre, desde el 6 de septiembre no ha habido calle, por apartada que sea, hasta la que no haya llegado gestionando soluciones.

Por eso sus impresiones tienen el mayor de los valores para quien pretenda comprender cuánto falta por hacer allí.

“El reto es concluir la recogida de desechos sólidos y comenzar a atender las afectaciones más graves: en nuestro consejo popular reportamos 34 derrumbes totales y alrededor de 700 viviendas con daños parciales. La situación es más compleja en las barriadas que se encuentran a la orilla de los ríos, como Los Tanques, de donde procede la mayor parte de los 42 evacuados que todavía tenemos”.

Al norte de la geografía urbana, en corredores como el Camino de la Matanza, ya se aprecian los beneficios de la campaña higienizadora. Por esas rutas es posible llegar con rapidez hasta la circunvalación o acceder a los repartos extremos del distrito Joaquín de Agüero; menos fácil resulta, sin embargo, transitar por el interior de esas barriadas.

Casos arquetípicos son los asentamientos de Buenos Aires y Florat, en los que faltan muchos días de labor. Se trata de zonas en las que sus habitantes deberán implicarse de manera más activa en las labores de limpieza, sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de basura acumulada y el hecho de que a la temporada ciclónica aún le faltan dos meses y medio para terminar.

Junto con el regreso de la capital camagüeyana a su ritmo cotidiano –fruto de tantas voluntades que se han sumado a la recuperación--, las previsiones se orientan a no bajar la guardia ante las contingencias meteorológicas que puedan venir en las próximas semanas. Por lo visto este fin de semana, esas son tareas posibles de cumplir… si colaboramos todos.

Una alerta: la limpieza debe extenderse también a los ríos de la ciudad. De producirse grandes lluvias en estos días, el peligro de una inundación sería muy alto.  Una alerta: la limpieza debe extenderse también a los ríos de la ciudad. De producirse grandes lluvias en estos días, el peligro de una inundación sería muy alto.