NUEVITAS, CAMAGÜEY.- La termoeléctrica 10 de Octubre, radicada en esta ciudad, con su sincronización posibilitó dar servicio a la provincia de Camagüey y a las regiones vecinas, además de asegurar la estabilidad del sistema eléctrico nacional (SEN).

El ingeniero Roberto Suárez Castillo, director general del enclave energético, recordó que el lunes 11 de septiembre se puso en marcha la unidad número seis y al día siguiente la cuatro.

Como se ha expresado en informaciones difundidas en espacios de la Televisión Cubana el SEN colapsó por los efectos del poderoso huracán Irma, pero por la capacidad de trabajo de los eléctricos volvió a restablecerse.

Aseguró el directivo que todas las averías tecnológicas de la 10 de Octubre están resueltas, excepto, el techado  de la cubierta de los almacenes.

El sector eléctrico fue blanco de la agresividad del fenómeno natural que dañó 94 kilómetros de cables y provocó 566 derrumbes  totales de postes, lo que indica la magnitud de las afectaciones en Camagüey.

Brigadas de linieros de Camagüey y mixtas de la Unión Nacional Eléctrica trabajan incesantemente para devolver la electricidad a centros productivos, de servicios y de zonas residenciales.

Hasta el viernes se había restablecido el 88.59% del servicio eléctrico a 126 circuitos de los 153 en que se ramifica la electricidad en territorio agramontino.

En Sierra de Cubitas y Esmeralda, donde las afectaciones fueron mayores, la presencia de los eléctricos se hace sentir.