ESMERALDA, CAMAGÜEY.- La estrategia para reparar las edificaciones afectadas en el poblado de Brasil será la reutilización de elementos propios de sus construcciones, declaró a Adelante Digital, José Rodríguez Barreras, director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey.

“En el batey existen dos cuarterías cuyas cubiertas y estructuras resultan hoy imposibles de reconstruir, porque el huracán Irma acentuó su deterioro, pero puede aprovecharse la madera y las tejas”, explicó Rodríguez.

Según argumentó, las acciones de rehabilitación en esa localidad del municipio de Esmeralda se realizan de manera que puedan mantenerse los atributos propios de la arquitectura del lugar, pues este “no tiene comparación con ningún otro batey azucarero del país”.

Rodríguez añadió que es posible recuperar el sitio y volverle a dar la imagen que tuvo antes del paso del ciclón por el norte de Camagüey, pues “existe el personal calificado, la voluntad política y los recursos para hacerlo”.

El batey donde radicaba el central Jaronú, el cual realizó su primera zafra en 1921, fue declarado Monumento Nacional en el año 2011, por su excelente planificación urbana y la contribución de la industria azucarera a la formación de la nacionalidad cubana.