CAMAGÜEY.- (ACN) Esta provincia, la de mayor infraestructura hidráulica en Cuba, con 54 embalses que acumulan apenas un 22 por ciento de su capacidad total, puede recepcionar elevados volúmenes de lluvia como los asociados al cercano huracán Irma.

Directivos y especialistas del sector coinciden al calificar como necesarias las posibles precipitaciones que a su paso por la región pudiera dejar el evento hidrometeorológico, para atenuar los efectos de la intensa sequía que afecta el territorio.

En la provincia de mayor extensión territorial del país existen 18 presas totalmente secas, la mitad de ellas situadas en el norte, área más próxima a la actual trayectoria del ciclón, con categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.

Jorge Felipe Baryolo, director técnico del Grupo Empresarial de Aprovechamiento de Recursos Hidráulicos de la provincia, dijo que están aseguradas las comunicaciones con los trabajadores de los embalses, para tener información oportuna de cada lugar y poder adoptar medidas con agilidad ante cualquier contingencia.

Se situaron grupos electrógenos en los puntos encargados de ofrecer los datos sobre las condiciones de los reservorios, los cuales tributarán al puesto de mando provincial, aseguró Baryolo, quien destacó el apoyo del Movimiento de radioaficionados de la provincia para el funcionamiento del sistema de alerta temprana.

Insistió en la percepción de riesgo que debe tener la población ante este huracán, que puede provocar inundaciones aguas abajo de los embalses.
El directivo exhortó a mantener la disciplina, a no confiarse y a cumplir con lo establecido por los órganos de la Defensa Civil ante una situación de emergencia como esta.