De diversos colores y tamaños, llevadas con gracia por mujeres y niñas, principalmente, las sombrillas en Cuba resultan un elemento útil para protegerse del cálido sol, e igual de la lluvia; por eso no resulta extraña su presencia en cualquier época del año, cuando se les ve en pueblos y ciudades.

En correspondencia con el país o la región geográfica tienen una denominación que va desde sombrilla, umbrela, parasol, quitasol y hasta paragua, de acuerdo con su diseño.

Se estima que surgió hace ya  unos cuatro mil años antes de nuestra era en China, para luego extender su uso en otros países como Grecia, Persia y Egipto, donde representaba un artículo solo al alcance de la nobleza en aquellos tiempos.

Con posterioridad se hizo presente en otras naciones. A Europa, por ejemplo, llegó en el siglo XVII y se popularizó entre las diversas capas sociales.

Inspiró a muchos artistas que la plasmaron en sus lienzos, como Francisco de Goya, Pierre Auguste Renoir o Édouard Manet, quienes la destacaron como un detalle de exquisitez femenina.

Foto: Orlando Durán Hernández/AdelanteFoto: Orlando Durán Hernández/Adelante

En Cuba, actualmente, se pueden ver obras de varios pintores reproducidas en las sombrillas, como parte de las ofertas de ARTEX en su línea de artículos útiles, portadores de un mensaje cultural.

Vale recordar algunas supersticiones relacionadas con este elemento  funcional y estético, como que nunca deberá abrirse dentro de la casa,  ni siquiera en un portal, porque representa un desafío que puede  pagarse caro.

Otra creencia dice que si se cae al piso augura algún tropiezo o inconvenientes en el amor y también en los negocios, por lo cual no debe ser la persona que la porta quien la recoja, para evitar el riesgo que eso supone.

Habrá que evitar girarla y girarla como si fuera una paleta de un ventilador, porque dicen los supersticiosos que ahuyenta la suerte, al igual que si el viento la vira hacia atrás.

Los fanáticos se cuidan de nunca colocarla sobre la cama, ni tampoco  encima de la mesa porque dicen que es malo y puede provocar una seria discusión entre las personas presentes.

También las creencias agoreras señalan que soñar con sombrilla posee  diversos significados, si en el sueño está lloviendo y la llevas representa que eres una persona precavida, segura y que sabes enfrentar las contingencias. Pero si se te rompe en la pesadilla eso puede significar que eres una persona insegura y con temores.

Algo curioso, aunque ya en desuso, tiene que ver con la sombrilla, al igual que los guantes, para utilizarla en el mudo lenguaje del  galanteo de las mujeres, quienes la dejaban caer suavemente sobre el suelo para que el hombre de su interés la recogiera.

Cuando surgieron pesaban casi cinco kilos porque eran hechas con  madera y huesos de ballena, hasta que un inglés inventó las varillas  metálicas.