Sarito fue un interesante personaje camagüeyano de la decada de 1920 que apenas si tuvo tiempo de hacerse célebre.

Su vida fue fugaz. Nació en nuestra ciudad, fue trabajador agrícola y busca vidas. A los 22 años ya era desertor del Ejercito Constitucional y a los 24 fue muerto en una emboscada sin haber asaltado, secuestrado, robado o asesinado a nadie a pesar del siniestro cartel de bandido con el que se rodeo su figura y que es con el que ha llegado a nuestros días, aunque son pocas las personas que le recuerdan a pesar de las muchas leyendas tejidas en torno a su persona.

Continuar leyendo el artículo

{flike} {plusone} {ttweet}