Inclinados ante ti

Hoy, como tantas otras veces, nos inclinamos ante ti, no importa el tiempo transcurrido de tu ascenso a la inmortalidad, cabalgas junto al pueblo que te venera.

¡Que viva la memoria inmortal de Ignacio Agramonte!

Leer más...

¡Que viva la memoria inmortal de Ignacio Agramonte!

…aquella lucha no podía estallar de una manera perfecta, de una manera idealizada en todo el país…tampoco fue fácil el inicio de la lucha en Camagüey. Había algunas discrepancias… Algunos jefes revolucionarios con prestigio prestaban oídos a las promesas de los españoles, prestaban atención a las gestiones de paz…Existió el real peligro de que una gran parte de Camagüey depusiera las armas como consecuencia de aquellas influencias negativas.

Leer más...

Centenario de la Virgen de la Caridad como Patrona de Cuba

Este 10 de mayo es el Centenario de la proclamación de la Virgen de la Caridad como Patrona de Cuba.

Leer más...

Guáimaro: destruida antes que entregada

 El poblado de Guáimaro, en el extremo este de Camagüey, se había convertido desde el 12 de abril de 1869 en el escenario donde radicaban el gobierno de la República en Armas y la Cámara de Representantes, en plena guerra por la independencia de Cuba.

Leer más...

Como antesala de la invasión mercenaria por Playa Girón, al amanecer del 15 de abril de 1961, bombas enemigas estremecieron los aeropuertos militares de Ciudad Libertad, Santiago de Cuba y San Antonio de los Baños.


Camagüey.- Enrique José Varona nació el 13 de abril de 1849, en Puerto Príncipe, y su familia acaudalada le propició las posibilidades para que desde niño desarrollara su afán por conocer historia, literatura, idiomas y particularidades de otras esferas de la vida universal que lo hicieron dueño de una sólida y variada cultura.


Camagüey.- Martí, confiado y sin reservas acudió a la gente más humilde, especialmente a los tabaqueros cubanos exiliados en Tampa y en Cayo Hueso, entre los que encontró enraizado un sentimiento patriótico más profundo que en los propietario, con la convicción de que todas las pugnas y discrepancias eran insignificantes ante la imperiosa necesidad de lograr la independencia de Cuba.


Después del Pacto del Zanjón y  el fracaso de la Guerra Chiquita en 1880,  en  la Isla-destruida por 10 años de contienda-,  parecía que el programa independentista estaría relegado por largo tiempo ante el desarrollo de las ideas demagógicas del autonomismo,  de los recién fundados partidos liberal, conservador y constitucional, principalmente,  todos representativos de una variante armónica  al sometimiento  del poder colonial.


El año 1958 marcó el avance hacia el triunfo definitivo de la Revolución Cubana coronado el 1ro. de enero del 1959.