Invasión de Gómez y Maceo, el hecho de armas de la centuria

A finales de octubre de 1895, los servicios de inteligencia informaron al capitán general español en Cuba, Arsenio Martínez Campos, que desde el oriente del país había salido un contingente insurrecto dirigido por el Lugarteniente General Antonio Maceo y el Generalísimo Máximo Gómez para llevar la guerra al occidente de la Isla.

Leer más...

 Antonio Guiteras, joven con voluntad indomable

La extensa y rica historia de lucha de la revolución cubana siempre ha contado con las virtudes, el espíritu y la valentía de los jóvenes, quienes han demostrado  ser el motor impulsor del proceso de justicia social que se construye en la Isla.
 

Leer más...

Entrada de Fidel a Camagüey

Camagüey.- Este lunes 4 de enero se cumplen 57 años de la entrada a Camagüey de la Caravana de la Libertad encabezada por el Máximo Líder de la Revolución Cubana recién triunfante.

Leer más...

Conrado Benítez se convirtió en ejército de 100 mil brigadistas

Un libro de anatomía, uno de matemática y uno de composición, entre otros, y algunos regalos para sus alumnos que impacientes le esperaban en San Ambrosio, además de sus pertenencias personales, llevaba consigo Conrado Benítez García el cinco de enero de 1961, cuando la banda encabezada por Osvaldo Ramírez segó su vida en Las Tinajitas, antigua provincia de Las Villas.

Leer más...

A finales de 1958 el dictador Fulgencio Batista solo se preocupaba por organizar su fuga en secreto,  para lo cual ordenó la preparación de tres aviones militares DC 4 y elaboró  la lista de los compinches que lo acompañarían,  mientras su jefe de prensa divulgaba partes en los que anunciaba que los rebeldes eran derrotados en todo el país, lo cual repitieron hasta el ridículo el propio primero de enero de 1959 los principales medios estadounidenses.


La pujanza del Ejército Rebelde a mediados de diciembre de 1958 presumía que la victoria sobre las tropas de la dictadura de Fulgencio Batista era inminente.


Camagüey.- Por que su vida transcurrió entre las aulas y la lucha por una Cuba libre, Camagüey lo acogió como uno de sus hijos, uno de los más valerosos, el revolucionario sin tacha como lo calificara el Che.


Camagüey.-En 1956 seremos libres o seremos mártires, expresó el Máximo Líder de la Revolución Cubana, decisión que fue objeto de burla de no pocos oficialista del régimen opresor de Fulgencio Batista, por lo que años más tarde Fidel Castro comentó:


El amanecer del  primero de diciembre de 1956 en la Ciudad Militar de Columbia, sede de la dirección del ejército cubano, sorprendió a oficiales superiores en una desacostumbrada jornada de vigilia que interrumpió la molicie del campamento, afanados por cumplir la orden dada a la aviación y la marina de ubicar y destruir a  un "yate de 65 pies de largo, pintado de blanco, sin nombre, de bandera mexicana y con cadena que cubre casi todo el barco”.