CAMAGÜEY.- Mucho antes de salir a la luz el primer número de Patria, el 14 de marzo de 1892, ya José Martí pensaba en él, y en la medida que organizaba el Partido Revolucionario Cubano, también lo hacía con lo que denominaba “mi periódico”.

Con Patria nuestro Héroe Nacional dispuso del arma ideológica que le posibilitó enfrentar los afanes expansionistas de los poderosos vecinos del Imperio, y las peligrosas corrientes anexionistas que ponían en riesgo la causa independentista.

En este primer número eran publicadas las Bases del Partido Revolucionario Cubano, proclamado el 10 de abril siguiente, las que tuvieron una gran acogida entre todos los luchadores por la independencia, pues en ellas estaba plasmada la estrategia de la nueva gesta y su carácter antiimperialista, muy bien definidos en la afirmación de :

"(...) independencia absoluta sin compromisos inmorales con pueblos u hombre alguno (...)”

Patria, con frecuencia semanal, no sobrepasó los mil ejemplares en sus primeras ediciones, al mes llegó a los 500 mil dada la demanda entre los integrantes de los clubes de emigrados de los Estados Unidos, México, Costa Rica, Madrid... quienes también contribuyeron a su financiamiento, especialmente los tabaqueros de Nueva York.

Martí, enemigo del periodismo sensacionalista y frívolo, logró agrupar entre los redactores-colaboradores del periódico a patriotas y amigos como Gonzalo de Quesada, Rafael Serra, el puertorriqueño Sotero Figuerra, Benjamín Guerra y Abelardo Agramonte, quienes también le ayudaban en la corrección de galeras, envíos por correo, y en la búsqueda de recursos financieros para las tiradas.

En el histórico semanario también quedaron inscriptos los esbozos martianos del programa que sería imprescindible poner en práctica después de lograda la independencia para fundar una república verdadera, “(...) en el ejercicio franco y cordial de las capacidades legítimas del hombre y asegurar en la paz y el trabajo la felicidad de los habitantes de la Isla (...)” como se destaca en uno de sus primeros números.

Tampoco faltó el alerta martiana sobre las acciones hispano-yanquis para frustrar nuestros propósitos independentistas.

De Patria se editaron 519 números, de ellos los primeros 161 bajo la dirección del Apóstol hasta que muere el 19 de mayo de 1895. Para el mes de agosto de ese año sus páginas van transformándose hasta llegar a concebirse en ellas la independencia de Cuba como una transacción con los Estados Unidos, tendencias a las que se opusieron los colaboradores más cercados de Martí, quienes a través de otros periódicos establecieron polémicas contra los que fraguaban una Cuba neocolonial luego de la derrota de España.

Patria se ha multiplicado en los órganos de nuestra prensa revolucionaria, en los miles de periodistas que, incluso en las redes sociales y en el enfrentamiento a la guerra mediática, portamos la honrosa misión de defender su obra, que es la nuestra, porque nuestros principios son martianos, y su legado es nuestra divisa: “ (...)Tiene la prensa periódica altísimas misiones: es la una explicar en la paz, y en la lucha fortalecer y aconsejar; es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras y facilitar la obra de la administración que la rige”.