CAMAGÜEY.- “Agosto fue el mes más malo que hemos tenido en lo que va de guerra”, apunta el Che (Ernesto Guevara de la Serna) en su diario de campaña al resumir el octavo mes del año 1967 en tierras bolivianas, a donde ha acudido a emprender la lucha armada llevado por la misión principal de su vida: luchar contra el imperialismo dondequiera que esté.

Y prosigue: “La pérdida de todas las cuevas con sus documentos y medicamentos fue un golpe duro, sobre todo sicológico. La pérdida de dos hombres (se refiere a Ricardo y Raúl, guerrilleros cubano y boliviano caídos en una emboscada en el mes de julio) y la subsiguiente marcha a carne de caballo desmoralizó a la gente, planteándose el primer caso de abandono, el Camba, lo que no constituye sino una ganancia neta, pero no en estas circunstancias. La falta de contactos con el exterior y con Joaquín, y el hecho de que prisioneros hechos a este hayan hablado, también desmoralizó un poco a la tropa”.

Cuando el Che escribe este análisis de agosto no conoce que el grupo de Joaquín, del cual se separó en abril eventualmente, ha sido aniquilado el día 31 de ese propio mes, en una emboscada producto de la delación de un campesino nombrado Honorato Rojas (1), acción en la que además de este y otros combatientes, muere Tania, la única mujer integrante de la guerrilla.

Vitalio Acuña, Joaquín en la guerrilla boliviana, había luchado bajo las órdenes del Che contra la dictadura de Batista en Cuba, como miembro del Ejército Rebelde, y fue seleccionado por su antiguo jefe para integrar el grupo de combatientes cubanos que lo acompañó a Bolivia, a donde llegó el 27 de noviembre de 1966 para ser nombrado jefe de la retaguardia.

De origen campesino, nacido en plena Sierra Maestra en 1925, era el guerrillero de más edad, lo cual no fue impedimento para que el grupo que quedó bajo su mando lo condujera durante más de cuatro meses cargando con enfermos y baldados por los inhóspitos parajes serranos bolivianos, asediado y perseguido por cientos de soldados y medios aéreos, en su afán de reencontrarse con el Che, y solo pudo ser abatido por la traición.

Tamara Bunke Bider (Tania), la única mujer integrante de la guerrilla, de origen argentino-alemán, tuvo su primer contacto con el Che en 1960 a quien sirvió de intérprete durante una visita de este a la antigua República Democrática Alemana. En 1961 viajó a Cuba y se integró a la vida nacional, laborando en distintas dependencias del Estado y en la Federación de Mujeres Cubanas.

En 1964 llegó a Bolivia, enviada por el Che, para que estableciera relaciones con las esferas gubernamentales y creara las condiciones mínimas para la organización y establecimiento de la guerrilla en ese país, a la cual se integró definitivamente en marzo de 1967, siendo asignada al grupo de retaguardia comandado por Joaquín.

Como el resto de los integrantes de este grupo fue abatida el 31 de agosto de 1967 al caer en una emboscada en el vado de Puerto Mauricio, en el Río Grande, y su cadáver fue arrastrado aguas abajo, siendo encontrado por unos soldados bolivianos a los siete días en las márgenes de dicho río. Fue identificada el 19 de septiembre, fecha en la cual recibió sepultura

Solo el 2 de septiembre es que aparece en el diario del Che la primera referencia a los hechos del 31 de agosto cuando escribe: “La radio trajo una noticia fea sobre el aniquilamiento de un grupo de 10 hombres dirigidos por un cubano llamado Joaquín”.

Como sería evidente más adelante el hecho de no encontrarse nunca, a pesar de que estuvieran en algún momento a menos de un kilómetro de distancia los grupos de Joaquín y el grueso de la tropa dirigida por el Che, tuvo un gran peso en el desenlace posterior de los acontecimiento de la guerrilla que como se sabe concluyó con el asesinato de su jefe, el 8 de octubre de 1967, fecha de la cual se conmemora este año el aniversario 50.

(1) Honorato Rojas, campesino que condujo al grupo de Joaquín hacia una emboscada en el vado de Puerto Mauricio, Río Grande, donde este resultó aniquilado. Fue ajusticiado por el Ejército de Liberación Nacional boliviano.