CAMAGÜEY.- El camagüeyano Juan Carlos Fernández Jiménez es el creador de la obra “Los Zapaticos de Rosa”. Con sus manos, este artista dio rienda suelta a la inspiración y materializó el poema, de igual nombre, de José Martí en una escultura de solo 4 milímetros. Una pieza pequeña que cautiva por su fidelidad.

Todo en ella revela al público la especialidad de su autor: el detalle. Detrás del pulimento del hueso, de la confección de la base como si fuera un encaje y de los revistes de azabache en los zapaticos hay una gran dosis de paciencia. La mariposa entre el rosal, parece presta al vuelo en cualquier momento.

Aunque su condición de miniatura quizás exija de un aumento extra para algunos, su atractivo es apreciado por jóvenes y viejos. Juan Carlos a través de su arte ha tratado de reflejar, con obstinación y éxito, lo que El Maestro modeló con su pluma. Quiere demostrarnos que la gloria del mundo cabe en la yema de un dedo.

También forman parte del conjunto de pequeñas obras que el artista realizó en tributo al Apóstol los trabajos "Legado" y "Nené traviesa". Estas piezas pueden apreciarse en el espacio galerístico Fidelio Ponce de León, en la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC), donde estarán expuestas hasta el día 20 del mes próximo.