Adelante digital rinde merecido tributo a su memoria, especialmente a su legado, y su extraordinario pensamiento político. Cuatro días antes de su caída, desde su posición como jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, le escribe a Fidel Castro, ya definido como el máximo jefe de la Guerra de Liberación, donde refleja algunas consideraciones sobre la situación reinante en la ciudad de Santiago de Cuba, y la lucha clandestina que allí se libra contra la tiranía de Fulgencio Batista:

 Stgo. de Cuba, Julio 26 de 1958

Querido Alejandro,

Ayer tarde recibí tu carta. Coincidió con otra de Norma y con otra de Léster. Tantas cosas había aquí que hacer que aprovecho la madrugada y mis horas de guardia para escribirte. La situación en Stgo. se hace cada vez más tensa, el otro día escapamos milagrosamente de una encerrona de la policía. Había unos compañeros cerca de la casa donde estábamos, una imprudencia y los chibatearon (sic.) y rodearon la manzana; a tres los cogieron, uno huyó por los techos, lo persiguieron y se formó un tiroteo. Logró escapar, pero comenzaron a registrar por los techos y por la calle y cuando ya pensábamos mi compañero y yo que nos tocaba el turno de fajarnos se retiraron, registraron hasta la casa de al lado, la nuestra les inspiró confianza. Sin embargo hay una ola de registros fantástica y absurda, pero que por absurda es peligrosa, ya no esperan un chibatazo (sic.) ahora Salas registra sistemáticamente, a cualquiera, sin necesidad de causa alguna. Hemos tenido que volar del Domingo a hoy de 3 casas y ayer tomaron la manzana de la que estamos, era para registrar una casa de enfrente,

desde ayer estamos turnándonos para hacer guardia, lo que es a nosotros Salas no nos sorprende, van a tener que tirar bastante para cogernos.

Me alegra mucho que al fin me hayas tocado los temas que te pedía. Tomaré nota de todas las cosas y trataré de hacerlas lo más rápido posible. Desde este mes nos responsabilizamos de mantenerlos a ustedes.

Del extranjero solo tengo la carta de Lester que te remito para que te hagas una idea, lo que si te ruego es que sobre los puntos que él me plantea me des tu opinión rápida pues tendremos que tomar una decisión urgente.

Las armas que estén descompuestas mándamelas para arreglarlas. Mándame los tres fusiles esos para adaptarlos a balas 30.06, pregúntale a Javierito que si el calibre de las balas que usan es ligeramente más pequeño que las 30.06 si es así se pueden adaptar si es más gruesa entonces es más difícil. ¿No le ponen las

balas de los mosquetones ni la de los 270? Está raro eso porque no recuerdo que nadie me hablara de balas que no fueran 30.06 ó de mosquetones en todo lo que nos mandó Javierito.

Sobre la carta de Cárdenas, Pedro no me insistió más, le preguntaré si él es imprescindible y de qué tipo.

He conseguido algún parque 30.06 y te lo enviaré junto con las demás cosas, espero desde hace una semana que Norma me en da luz verde.

Un abrazo para todos de Cristian.

Vilma te manda un abrazo.

P.D. Tengo 2 buenas noticias para ti, conseguimos una trípode que te la mandaré en el equipo que va ahora. Hablando con René me dijo que las balas especiales esas estaban aquí guardadas que él no sabía de que eran y las dejó, así que te las mandaré también. Todo ese equipo te lo mandaré con los 30 hombres que me pediste. Los hombres quizás pasen de 40 pues hay aquí algunos enfermos ya curados de allá que te los devuelvo, además las provincias se me han tirado en el suelo y quieren tener representación, además de que los hombres que se les “queman” no pueden ir a otro lugar que no sea la Sierra ó el exilio y como nosotros hemos prohibido el exilio pues tendrán que ir para allá.

Dales las gracias en mi nombre por su nota tan sincera y de tanto valor y significado para mí, a todos los oficiales y compañeros.

Nota: La carta fue publicada en el Boletín No.3 de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, el 1ro. de Julio de 2011.

{flike} {plusone} {ttweet}