Fidel

Nada nos quita a Fidel. Ni la muerte. Porque él es símbolo de la infinitud, conexión de siglos, Cuba dentro y fuera del archipiélago, holografía sempiterna de las mejores calidades humanas. Camagüey sigue en el mapa de sus magnitudes.

 



En la lejana geografía de Qatar, estado árabe del Golfo Pérsico, pudimos contactar vía Internet con el colaborador cubano, Dr. Francisco Varona Rodríguez, quien nos relató sus recuerdos del inolvidable intercambio con Fidel, acaecido a principios del 2004 en La Habana...

Leer más...

Los sentidos del 59

“(…) La libertad no es todo. La libertad es la primera parte, la libertad para empezar a tener derecho a luchar”.

Fidel Castro, 4 de enero de 1959, Camagüey

Leer más...

Fidel Castro, la armonía en torno a la humanidad

Un parteagua en la Historia de Cuba lo constituye el Gran Enero de 1959, que llevó a que el pueblo cubano conquistara el inicio de su auténtica emancipación con el liderazgo del eterno Comandante en Jefe de la Revolución Cubana. En ello, una brújula cercana está en sus discursos de los primeros días de ese mes...

Leer más...

Fidel en Cayo Confite

Cayo Confites, paraje marino, descrito en las cartas náuticas a 44 millas del puerto de Nuevitas, reservó un momento especial en la vida de revolucionario de Fidel.

Leer más...

Fidel Castro: dos 26 de Julio en Camagüey

Recuerdan visita de Fidel a fábrica de quesos de Sibanicú

Permeados del recuerdo de Fidel, quien visitara la fábrica de quesos en ejecución en Sibanicú el 25 de Julio de 1989, hoy hace 28 años, los trabajadores de esta industria siguen siéndoles fiel al llamado que le formulara de producir en cantidad y calidad.


La muchacha de la cara “sucia”

María Teresa Brancacho Martínez en profesora de Español-Literatura, y ya disfruta de su jubilación en su casa de Florida. Ella también conserva el recuerdo de un encuentro personal con el Máximo Líder de la Revolución Cubana.


Tan firme como el Turquino, Fidel

Sobreviviente a más de 600 intentos de asesinarlo, a Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución Cubana, nadie se atrevió durante su vida a proponerle claudicar, pues si algo tenían bien claro sus enemigos era la firmeza de sus principios.


Lo toqué y le picheé

Pasadas las 3:00 p.m. del sábado 12 de mayo de 1973, el profesor Silvente y el reducido grupo de alumnos que no habían salido de pase, quizá porque vivían en provincias distantes del entonces instituto pecuario Mártires de Pino Tres —aún en construcción— decidieron irse a jugar pelota a un terreno improvisado.