Fidel

Nada nos quita a Fidel. Ni la muerte. Porque él es símbolo de la infinitud, conexión de siglos, Cuba dentro y fuera del archipiélago, holografía sempiterna de las mejores calidades humanas. Camagüey sigue en el mapa de sus magnitudes.

 



Otra vez anduvo el gigante por estos campos. Lo esperaron como siempre los guajiros dueños de sus tierras, los ganaderos, los niños, los campeones del queso. Juntos, pueblo y líder recorrieron la suave llanura camagüeyana en un simbólico abrazo de fidelidad mutua.

Leer más...

La Plaza de la Revolución “Ignacio Agramonte Loynaz”  y los hijos de El Mayor abrazaron con gestos de mucho amor el cortejo fúnebre que traslada las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la “Caravana de la Eternidad”.

Leer más...

A las 7 de la mañana se despidió Fidel de Agramonte y de esos que toda la noche cuidaron su sueño. Aunque no faltaron los vítores, quizás hoy el mejor tributo del pueblo fue el silencio respetuoso ante la salida de la caravana, símbolo de un último adiós que no fue despedida.

Leer más...

“Serás periodista” y la afirmación se hizo certeza cinco años después. Se es periodista a tiempo completo. Entonces, cuando llegan días grises como estos en los que tienes que recibir en el tránsito hacia la gloria definitiva a tu hombre (y lo digo con la seguridad de que a lo largo de 58 ha sido el hombre de muchas niñas, como cantó Carilda), quieres desmembrar tu ser, para hacer periodismo y para sentir con entrañas de nación.

Leer más...

La última noche camagüeyana de Fidel

Camagüeyanos de todas las edades se mantienen en la Plaza de la Revolución Ignacio Agramonte, acompañando al Comandante en Jefe durante su última noche en tierra agramontina.


Vigilia de Camagüey con Fidel

La vigilia de acompañamiento a las cenizas de Fidel Castro en esta ciudad transcurre en la Plaza de la Revolución Ignacio Agramonte, con demostraciones de respeto desde el arte y con el protagonismo de las voces populares.


Fidel, la prensa, Camagüey y el 4 de enero de 1959

Me atrevo a afirmar, que fue aquí en nuestro Camagüey donde el Máximo Líder de la Revolución habló públicamente por primera vez del papel de la prensa después del triunfo; sabemos de su concepción sobre Radio Rebelde bien definida desde los días de la Sierra Maestra.


Súper papá, ahora más cerca

Roberto Luis solo sabe de Fidel lo que aprende en la escuela por estos días, y lo que sus padres han podido inyectarle. Parece que ha sido suficiente. Roberto Luis tiene cinco años pero le pinta corazones que son besos y muchas flores en un lienzo sublime.


Miro el reloj. Siete y diez minutos de la noche. Frente a mí,  en la entrada principal de la plaza, el armón y encima la urna con las cenizas de Fidel, camino hacia el monumento de Ignacio Agramonte que se agiganta ante tamaña estatura del Comandante de la Sierra.