Fidel

Nada nos quita a Fidel. Ni la muerte. Porque él es símbolo de la infinitud, conexión de siglos, Cuba dentro y fuera del archipiélago, holografía sempiterna de las mejores calidades humanas. Camagüey sigue en el mapa de sus magnitudes.

 



Al amanecer recibo una llamada telefónica. Mi hermano, también periodista, desde Ciego de Ávila me da la noticia. Salto de la cama y voy al televisor. Medio oscuro aun comienzo a llamar al Periódico.

Leer más...

Jefes de Estado y de Gobierno, personalidades políticas y celebridades en todo el mundo han enviado condolencias por el deceso del Líder Histórico de la Revolución Cubana Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Leer más...

Fidel, paradigma de profesionales de la Salud

Recibí un mensaje de la Dra. Magda A. Cortina Licea, con 47 años en ejercicio de su profesión, esa que integra el ejército cubano de batas blancas, el más puro, desinteresado, y despojado de arma cualquiera.

Leer más...

El Dr. Ernesto Eusebio López Cruz es camagüeyano, pero está muy lejos de su tierra un día como hoy de tanta tristeza, pero con la convicción de que hombres como Fidel Castro Ruz nunca mueren. Esa es una verdad solo superada por su propia obra en Cuba y en buena parte del mundo.

Leer más...

¿Qué decir ante la inesperada noticia de tu muerte, burlada tras tantos atentados enemigos? Nos preparaste para este lacerante instante y, sin embargo, tu visión de futuro nos sorprendió en presente casi igual que cuando el teniente Sarría evitó en las estribaciones de la Sierra Maestra que te ultimaran por primera vez.


Fidel siempre confió en los jóvenes, dijo que sobre sus hombros se podían depositar grandes tareas. Nadie supo comprender mejor el rol de la juventud en la lucha por ese mundo mejor que él mismo vio posible. Siempre que lo necesitó buscó el apoyo de los más jóvenes, para una idea fresca, para una marcha, para las grandes batallas de la Revolución.


Cuando el semanario Adelante, de Camagüey,  convocó en julio a sus lectores a homenajear a Fidel Castro, presencia imprescindible en cualquier sitio de Cuba y en el alma de los cubanos, muchos escribieron de todo: anécdotas personales o familiares, relatos de un encuentro imaginario, conversaciones para compartir ahora mismo… u otras ideas que resumen su grandeza e impronta. 


Hay tranquilidad en las calles y aquí se anda con ecuanimidad, porque la muerte física anoche de Fidel Castro ha estremecido a su pueblo, el mismo pueblo que lleva ese dolor adentro, mas en vida lo alzó de sí mismo como uno de sus grandes símbolos.


Nos hemos despertado hoy con una noticia que no podíamos ni queríamos creer y hemos tenido que ver varias veces ver su intervención en la Televisión Cubana para poder darla por cierta.