Fidel

Nada nos quita a Fidel. Ni la muerte. Porque él es símbolo de la infinitud, conexión de siglos, Cuba dentro y fuera del archipiélago, holografía sempiterna de las mejores calidades humanas. Camagüey sigue en el mapa de sus magnitudes.

 



Homenaje a Fidel en municipio camagüeyano Carlos Manuel de Céspedes

Con la solemnidad luctuosa que impone el momento, los habitantes de este municipio, el más occidental de la provincia camagüeyana rinden homenaje a Fidel, el inconmensurable gigante de este siglo.

Leer más...

Con Fidel también este minuto

Alicia y Francisco tienen más de 90 años. Sobre ruedas, ella, y con sus pies, él. Surcan la mayor plaza de esta ciudad. Vienen desde Callejuela, sin descanso, bajo un sol ardiente a plena tarde.

Leer más...

Con mochila al hombro, aún con el “polvo del camino”, y sin hacer caso a la fatiga del ómnibus, Elda Sánchez Carrazana se acercó con la prisa de quien intenta desafiar la velocidad del reloj. Ella toda era un suspiro ronco.

Leer más...

Los jóvenes camagüeyanos están con Fidel

Los estudiantes internos y profesores del Centro Mixto Máximo Gómez Báez de esta ciudad, rindieron homenaje en horas de la noche de ayer al máximo líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz.

Leer más...

Siento voces, luces encendidas, trajín inusual a esa hora. Miro el reloj. 1:58 a.m. Me levanto asustada, abro la puerta del cuarto. Mi hermana me asalta: tata, se murió Fidel. Fue la peor de las noticias.


Esta ciudad de Camagüey, Cuba y el mundo están de luto. La desaparición física del líder indiscutible de la Revolución cubana llega a lo más profundo de todos.


Cuando la noticia del fallecimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz se dio a conocer en este norteño municipio, acababa de comenzar la fiesta de carnaval, en menos de una hora el poblado pasó de la algarabía al desconsuelo.


La mañana de este 28 de noviembre comenzó, nuevamente, con aires distintos para los camagüeyanos. Era la extrañeza de vivir otro día sin la presencia de ese gigante llamado Fidel Castro Ruz, quien perpetuó, para Cuba y el mundo, los más puros ideales de firmeza y confianza en la victoria.


Así amaneció el cielo aquí en el Hospital Cubano de Dukhan, encapotado, gris … cómplice de los sucesos o quizás parte del invierno que ya comienza. Nuestras banderas por primera vez a media asta y aun así bellas y victoriosas.