CAMAGÜEY.- El pueblo de Céspedes espera desde horas muy tempranas el paso de las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Desde el occidental municipio se han reunido a las orillas de las carreteras más de 3 000 personas para darle el último adiós el máximo líder.

Niños de manos de los padres, ancianos con sus bastones, todos, se reúnen para brindar un último honor.

Luis Enrique Campos es uno de esos tantos que asegura que no importa el sol ni la lluvia.

"Yo le tengo que dar mi adiós a Fidel, todos estamos muy adoloridos y es nuestro deber como cubanos rendirle este tributo", comentó Campos.

El ambiente que se respira, a pesar del dolor, es de confianza, orgullo y Revolución.

Adelante Digital continuará con la trayectoria de las cenizas de Fidel Castro.

Mapa del recorrido previsto por la ciudad de Camagüey