SIBANICÚ, CAMAGÜEY.- En la fábrica de queso visitada por Fidel y muy ligada a su loable proyecto de la Cuenca Lechera, los trabajadores firmaron el compromiso de continuar adelante las sugerencias productivas que él les legó, y juraron ser fieles cumplidores del concepto Revolución.

Dainer Sánchez Carmenates. Fotos: Otilio Rivero Delgado/AdelanteDainer Sánchez Carmenates. Fotos: Otilio Rivero Delgado/AdelanteA la entrada de la dirección administrativa de esa industria, una foto del Comandante en Jefe con queseros de Cuba muestra entre los rostros el  del joven Dainer Sánchez Carmenate, maestro de la especialidad, quien tuvo -como él mismo dijo- el privilegio de estar cerca del líder universal.

“Aquel encuentro con nosotros, los queseros de Cuba, es y será inolvidable. Con esa lucidez y poder de convencer, nos habló de la necesidad de que no se perdiera la tradición de hacer excelentes quesos para que la calidad de ese alimento cubano ganara prestigio en el mundo".

"Él tenía muchas ideas de fabricarlos de manera variada con leche de búfala, chiva y vaca por el interés nutritivo y el sabor y  en ese camino andamos. Con Fidel tenemos el compromiso diario de producir las diferentes variedades de queso con la máxima calidad y de continuar sus ideas y obra por siempre”, expresó Dainer emocionado por la sensible pérdida.

Liseth García MalpicaLiseth García Malpica“En nuestra  fábrica, los jóvenes son determinantes en los éxitos  políticos y económicos” , afirmó Liseth García Malpica, secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas de la industria quesera de Sibanicú, quien fue delegada directa al X Congreso de la UJC.

“Los más de 60 jóvenes menores de 30 años tienen un gran sentido de pertenencia y confianza en la Revolución y en Fidel y, a pesar de sentirnos hoy consternados por la terrible noticia de su muerte,  la juventud va  a continuar su obra para preservar las  conquistan de la Revolución y para ello el concepto de Revolución no es para tenerlo guardado ni colgado es para aplicarlo todos los días dondequiera que estemos”, manifestó Liseth.

EL MEJOR COMPROMISO: CUMPLIR LA ZAFRA

De la producción azucarera, ganadería  y en menor cuantía, de los cultivos varios, se sustenta la economía del municipio de Sibanicú, territorio olvidado antes de 1959 que gracias al proyecto del desarrollo pecuario ideado por el máximo líder de la Revolución creó comunidades urbanizadas en medio de extensos pastizales.

Los obreros del ingenio Siboney,  pequeño coloso azucarero que va por sus quince zafras cumplidas consecutivas, hablaron en cada área, la mañana del lunes, de lo que deben hacer ahora en nombre del Líder de la Revolución. Y tras desfilar frente a la foto del Comandante y en sus miradas expresar gratitud y pena, concordaron en que el ejemplo de Fidel  exige obrar.

Jorge Ramón “El Jabao” Valdivia VelázquezJorge Ramón “El Jabao” Valdivia Velázquez“El sentir y el actuar de los 377 azucareros y sus familias del batey del  Siboney que participarán en la venidera molienda,  es que desde la arrancada el 3 de diciembre vamos a producir crudo con calidad como lo necesita la economía provincial y nacional. Con el trabajo cumplidor es como debemos honrar sus ideas”, expresó Jorge Ramón “El Jabao” Valdivia Velázquez, jefe de mantenimiento de esa industria.

No solo los productores se trazaron metas en nombre del máximo líder de la Revolución cubana. La Casa de Cultura “Wilfredo Lam” atestiguó ayer, hasta altas horas de la noche, la congoja de un pueblo que, encabezados por los dirigentes del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas  y el gobierno en el municipio, rindieron guardia de honor y homenaje póstumo al más adelantado de los seguidores del Apóstol, el eterno Comandante en Jefe. A estas horas, todavía pasa gente por allí y se suma al tributo, a sabiendas de que seguir el camino que trazó será la mejor manera de mantener vivo a un hombre cuya muerte definitiva, más allá de lo físico, Cuba no puede permitir.