ESMERALDA, CAMAGÜEY.- La gente aquí se ve conmovida. Hay una razón más que justificada para ello: el deceso del Comandante en Jefe Fidel Castro, a quien el pueblo rinde homenaje póstumo a pocas horas del traslado definitivo de sus cenizas hacia "la cuna de la Revolución", muy cerca del Héroe Nacional de Cuba, José Martí.

Así pudimos observarlo en el Museo Municipal, constituido en centro principal para las guardias de honor, con independencia de los 29 centros de firmas, donde la población fluyó desde horas tempranas del lunes.

Julio Alberto Velázquez Ávila, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en este punto de la geografía camagüeyana, destacó la positiva respuesta de más de 12 000 esmeraldenses en las primeras horas de ese día.

Varios habitantes de Esmeralda conservan en sus mentes la visita realizada en abril de 1996 por el Líder Histórico al central “Brasil” y la confianza mostrada por él de los azucareros camagüeyanos.

En septiembre de 1989, a pocas semanas de presidir en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte de Camagüey el acto nacional por el 26 de Julio, recorrió la cayería norte y propuso la estrategia para el ulterior desarrollo del turismo valorando milímetro a milímetro estos hermosos y paradisíacos parajes.  

Alejandro Díaz Medina, estudiante de grado doce del Instituto Preuniversitario Urbano “8 de octubre”, declaró a la prensa que gracias a la inmensa obra de Fidel los jóvenes cubanos tienen asegurada una educación gratuita y la posibilidad de hacerse profesionales y hombres de bien.