CAMAGÜEY.- Fidel siempre confió en los jóvenes, dijo que sobre sus hombros se podían depositar grandes tareas. Nadie supo comprender mejor el rol de la juventud en la lucha por ese mundo mejor que él mismo vio posible. Siempre que lo necesitó buscó el apoyo de los más jóvenes, para una idea fresca, para una marcha, para las grandes batallas de la Revolución.

Su juventud hoy ha dicho presente y convierte el dolor por la pérdida de un ser querido en el compromiso de seguir su obra.

“El dolor que siento como joven cubana es indescriptible, él hizo que nuestros sueños se hicieran realidad, permitió que en Cuba los niños nacieran para ser felices, que estudiaran, se formaran como artistas, deportistas, y que no muriéramos de hambre y de enfermedades curables por las que hoy mueren cientos de niños que no cuentan con servicios de salud como los nuestros”, expresó Yanet Lezcano Araujo, estudiante de quinto año de Contabilidad.

Por su parte el estudiante de Periodismo José Luis Tan Estrada dijo que los jóvenes cubanos convertirían las lágrimas en paso de avance, de optimismo, de luchar por mantener la Revolución. “Nos toca ahora asaltar el Moncada de las ideas, montar a caballo como los mambises, esta vez sin machete en mano, sino con nuestras ideas renovadoras y nuestro sentido de patriotismo, porque estamos orgullosos de ser cubanos, y de vivir en una generación privilegiada por haber compartido con ese grande que es Fidel”, enfatizó.

Heidy Villuendas Ortega, presidenta de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) explicó: “Fidel nos deja su ejemplo como revolucionario íntegro, como hombre cabal, de acción y de pensamiento, su confianza en la victoria, su lucha incansable e inclaudicable.”

También el joven Luís Ángel Calderín declaró que Fidel deja el ejemplo de sacrificio, de compromiso con la Patria. “El amor hace un pueblo, ahora nos queda seguir su legado, su guía, luchar más que nunca por nuestra libertad y por mantener las conquistas, asumir el papel que jugamos en la Revolución.

“Los jóvenes tenemos la honrosa misión de ser fieles a su legado, a sus ideas y a su acción de ser consecuentes con el compromiso de que no le fallaremos. Al mundo le digo que Fidel no ha muerto, está vivo y estará en el corazón de los casi 12 millones de cubanos”, indicó.

La líder de la OCLAE, Villuendas Ortega, dijo también: “Al mundo le digo que Fidel es Cuba, es la Cuba insurrecta, rebelde, solidaria, antimperialista, internacionalista, revolucionaria Fidel es el pueblo, por eso Fidel Vive”.

La estudiante universitaria Yanet Lezcano también envió en esta hora de recordación su mensaje a los amigos de Cuba fuera de sus fronteras. “El mundo debe saber que los jóvenes cubanos mantendremos las conquistas alcanzadas por la revolución, porque seremos dignos de lo que de nosotros se espera, y le transmitiremos como expresó nuestro comandante en las palabras pronunciadas en el histórico Séptimo Congreso del PCC, a nuestros hermanos de América Latina y el mundo que el pueblo cubano vencerá” reafirmó.

Es este el sentir de una juventud digna y fiel seguidora del legado de un Fidel invicto que siempre será un eterno joven, hoy los jóvenes que tanto le acompañaron le dicen: Comandante, ordene por siempre.