Las memorias todavía están allí, en las fotos, en los materiales periodísticos, pero la sonrisa y los recuerdos tan vívidos no dejan mentir a Paneque cuando cuenta que sin ser periodista tuvo la primera impresión de Fidel: “Es un hombre que lleva a Camagüey en su pensamiento, aún recuerdo cuando dijo que la provincia era un ejemplo de la construcción socialista y que con menos recursos había logrado hacer lo mismo que otros territorios. Él, que siempre intercambia con el periodista, escucha sus criterios y lo hace partícipe del hecho.

“Constituye un referente para nosotros, un maestro. Como él, debemos escuchar y tener permanente contacto con el pueblo para conocer qué piensa.

“Fidel es observador, detallista, habla bajito y tiene una gran agudeza de pensamiento. También posee una gran sensibilidad.

“De las coberturas que realicé con el Comandante, la visita al hogar de ancianos de Nuevitas fue muestra de la preocupación del Estado cubano por ese grupo etario tan importante para la nación”.

-¿Qué significa Fidel para usted?

Su respuesta no podía ser otra: “Cuba”.

CON FIDEL SE PUEDE HABLAR DE CUALQUIER TEMA

Fidel en su recorrido por Sierra de Cubitas, dialoga con vecinos y dirigentes de ese territorio. Al fondo, el segundo de izquierda a derecha, José Gilberto Valdés dando cobertura al acontecimiento.Foto:Cortesía de  José Gilberto Valdés.Fidel en su recorrido por Sierra de Cubitas, dialoga con vecinos y dirigentes de ese territorio. Al fondo, el segundo de izquierda a derecha, José Gilberto Valdés dando cobertura al acontecimiento.Foto:Cortesía de José Gilberto Valdés.En sus más de 40 años en la labor en el periódico Adelante y ahora en Televisión Camagüey, José Gilberto Valdés Aguilar es otro afortunado de haber compartido varias coberturas al lado del Líder Histórico de la Revolución cubana.

“Cubrir una visita de Fidel constituye un acontecimiento en la trayectoria de cualquier periodista. Yo recuerdo perfectamente la que realizara cuando la inauguración de la Fábrica de Cervezas Tínima; también en los recorridos por la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte, las obras constructivas del 18 y el 26 plantas, la sala polivalente Rafael Fortún Chacón, entre otras.

“Fidel siempre ha garantizado el trabajo de nosotros los periodistas. Yo lo recuerdo también en varios Congresos de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) y siempre me he percatado de su humanismo. Él lo mismo se preocupa por la construcción de un edificio, un combatiente, simplemente de cualquier persona, se relaciona de una manera sencilla con un científico, un agricultor o un literato. Con Fidel se puede hablar de cualquier tema”.

SUS ENSEÑANZAS SON PARA TODA LA VIDA

Para el periodista Enrique Atiénzar Rivero vivir la experiencia de haber conocido al líder de la Revolución cubana Fidel Castro constituye “una honra y una enseñanza”; lo considera un hombre humanista, sencillo y de profundos sentimientos, una persona íntegra.

“La primera vez que lo vi –comenta- fue el 4 de enero de 1959 tras su paso por Camagüey en la Caravana de la Libertad procedente de Santiago de Cuba, una vez que triunfa la Revolución; yo tenía en aquel entonces 12 años.

“El 15 julio de 1971, ya ejerciendo el periodismo, tuve la oportunidad de esperarlo en las cantera de Guáimaro, dedicada a la producción de piedras para las líneas del ferrocarril. Allí lo volví a ver y pude darme cuenta de cómo a Fidel le gusta el detalle y hacer muchas preguntas. Alguien decía el otro día que él tiene una mirada electrizante, y es cierto.

“Otra ocasión fue el 9 de diciembre de 1981, en aquel entonces yo atendía el sector de Salud Pública. Ese día comenzó en el Teatro Principal el Quinto Congreso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud donde se lee una carta de Fidel lamentando no estar. Pero al otro día se apareció y pronunció unas palabras que quedaron para la Historia: Cuba se podría convertir en una potencia médica mundial”

Atiénzar, con más de 40 años en el periódico Adelante, asegura que este pueblo tendrá que agradecerle a Fidel, porque él le tiene mucha confianza al pueblo camagüeyano.

“Yo le decía a un amigo hace poco que ya me puedo morir, porque conocí a Fidel y a Raúl. Con los dos di varios recorridos por territorios de la provincia y sus enseñanzas quedan para toda la vida”.

FIDELISTA HASTA LA MUERTE

Otro tanto así opina Rolando Sarmiento Ricart, experimentado periodista de Adelante, quien comparte con nosotros algunas de las tantas ocasiones en que estuvo cerca del Comandante.

“Lo recuerdo en el Tercer Congreso de Periodistas, en el año1974. Allí nos dio la mano a todos los presentes y personalmente nos entregó a cada uno el libro La Educación en la Revolución que en aquel entonces nos sirvió de mucho.

“Tuve la dicha de cubrir además la inauguración de Planta Mecánica, en Camagüey. Ese día me quedé un poco rezagado haciendo algunas anotaciones porque en aquel entonces uno no tenía grabadora. Es cuando trato de entrar por detrás de donde se estaba realizando el acto y allí lo veo muy de cerca. Pude apreciar cuán de grande es físicamente. Aquella impresión se me quedó grabada para toda la vida.

“Otras veces fueron cuando la maniobra militar nocturna Ayacucho 150, la primera que se hizo en el Polígono Nacional Ignacio Agramonte y también cuando fui como invitado a la Asamblea Nacional de Poder Popular”.

Pero Sarmiento también lo ha seguido desde lejos. “Nunca me he perdido sus discursos ni sus actuales reflexiones sintéticas, las cuales sugiero a todos los jóvenes periodistas porque son una gran escuela. A veces pareciera como si un párrafo no tiene que ver con el contexto del anterior, pero sí te está diciendo algo, él está previendo algo que va a pasar, y esa es la gran magnitud que poseen. Fidel tiene luz larga para todo”.

Sobre sus valores nos dice que “su principal es la sensibilidad humana y es una persona muy altruista. Él tiene un pensamiento que dice que los cubanos no damos lo que nos sobra, sino que compartimos lo poco que tenemos.
“Fidel es un hombre que nos enseñó a defender lo justo, siempre ha tenido fe en el futuro. Una de sus características principales es la consulta con el pueblo y siempre ha dado el ejemplo. Por eso soy fidelista hasta la muerte”.

UN HOMBRE SENCILLO Y GRANDE

Sin dudas las anécdotas que se pueden escuchar son muchas, pero cuando se vive una experiencia con él, como le sucedió a Orlando Durán Hernández, fotorreportero de Adelante, es increíble el brillo en sus ojos y la sinceridad conque habla y cuenta una anécdota muy suya con Fidel:

“En el año de 1977, en el mes de marzo, Fidel visitó la República Popular de Angola. Yo llevaba allá alrededor de dos años, se reunió con muchos cubanos en una tribuna que tenía alrededor de un metro y medio de alto, se tiró por el frente y calló en el medio. Ahí vi que los compañeros de la Seguridad se quedaron sorprendidos, me dio la mano y me dijo ‘Hasta la vista, muchacho’.

“Fidel es inmenso, y concuerdo con las palabras del ya fallecido Comandante Chávez cuando dijo que es un Gigante. Le hice fotos unas cuantas veces, siempre fue impresionante para mí, un líder en toda la extensión de la palabra. Me siento maravillado de haber podido fotografiar a un hombre tan sencillo y grande”.

Los testimonios de Ileana Borges, de la Agencia Cubana de Noticias, de Ernesto Pantaleón, de Televisión Camagüey, Elio Véliz y Otilio Rivero, también de Adelante, y otros profesionales de la prensa que compartieron este privilegio no pudieron estar en este trabajo por múltiples razones. Ellos dejaron para la historia en textos e imágenes un legado imprescindible para las futuras generaciones: la impronta de Fidel en tierras camagüeyano, y la huella del Camagüey en nuestro eterno Comandante en Jefe.

{flike} {plusone} {ttweet}