El colectivo del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, de Camagüey, institución que hoy viernes cumplió 25 años de fundada, envió una carta al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, máximo inspirador para que se estableciera esa institución científica, la cual, fruto del trabajo de investigadores, tecnólogos y del resto del personal, rebasa con creces la revolucionaria concepción inicial.

El emotivo mensaje expresa inicialmente que para cualquier cubano el Líder Histórico de la Revolución es alguien muy cercano y añade que para los científicos nacidos dentro de la Revolución es un enorme privilegio haber compartido su espacio y tiempo de acción.

Agradecen a Fidel la existencia del centro, a juicio de ellos fuente de trabajo, de vida y de virtud que aman por el contenido y la forma en que la gestión se desarrolla y materializa.

"Aquel 26 de julio de 1989, muchos de nosotros estuvimos en la Plaza de la Revolución Ignacio Agramonte, algunos ya como plantilla de este centro, otros soñando con estar en él algún día. A todos por igual nos agradó la noticia de la inauguración de este centro del mismo modo en que nos impactó el anuncio sobre la posibilidad de la desintegración de la URSS y la caída del campo socialista.

"De este modo teníamos una nueva tarea y la debíamos desarrollar sin la ayuda solidaria a la que siempre estuvimos acostumbrados. Ante este escenario, el bloqueo se recrudeció y nuestra naciente industria ha tenido que desarrollarse utilizando equipos e insumos capitalistas, no en pocos casos norteamericanos. Nuestro pueblo tiene que pagar por ellos más del doble de lo que le cuesta a cualquier otro país".

En la carta rinden cuenta de que hoy muestran una economía rentable, que exportó más de 6,5 millones de dólares en el 2013, la aplicación masiva en Cuba de la vacuna contra la garrapata del ganado bovino (Gavac), su exportación a varios países de la región y la expansión del uso del bionematicida HerberNem y el bioestimulante HebertFort en Cuba y de los pasos para su exportación y el candidato vacunal contra el adenocarcinoma avanzado de próstata, el cual concluyó ensayos clínicos en fase I y II con resultados esperanzadores en la terapia de este tipo de cáncer.

En el CIGB hay otros productos en desarrollo, como es el caso de una vacuna contra la Peste Porcina Clásica (cólera porcino), en etapa de liberación de lotes para ensayos de campo, mientras su colectivo siente la insatisfacción de no haber transitado más rápido para contribuir de una manera más efectiva a la exportación y sustitución de importaciones.

Finalmente señalan los trabajadores del CIGB: "Cuenten usted, nuestro Partido y nuestro pueblo con nuestro compromiso de que cumpliremos las tareas que nos corresponden y alcanzaremos las metas trazadas".