El propósito es superar las 16 mil hectáreas al cierre del presente mes, la cifra mayor en los últimos 10 años, dijo Miguel Lima Villar, especialista de la Empresa Azucarera avileña.

Agregó que las precipitaciones invernales obstaculizaron la roturación en algunos lugares, pero favorecieron sobremanera las siembras anteriores y las áreas en desarrollo, lo cual contribuirá a incrementar los rendimientos agrícolas.

Sus vecinos de Camagüey continuaron por estos días las  pruebas para detectar y corregir fallas antes del comienzo de la molienda, que debe ser a mediados de diciembre.

El ingenio Batalla de Las Guásimas, señalado para abrir las operaciones el venidero martes 15, avanza en concluir trabajos en el área de fabricación y en la casa de calderas.

Además, en la segunda mitad de diciembre Camagüey pondrá en operaciones el Siboney, Argentina y Carlos Manuel de Céspedes, y en enero el Brasil.

Entretanto, la agricultura cañera camagüeyana centra su esfuerzo este mes en sembrar en campos beneficiados por el regadío, con el objetivo de asegurar principalmente semilla de calidad para  2016.

A su vez, el central Panchito Gómez Toro, de Quemado de Güines, iniciará la zafra en Villa Clara el 19 de diciembre, según las modificaciones realizadas en el cronograma de arrancada por el Grupo Empresarial AZCUBA, debido al aniego y humedad de los cañaverales de la zona norte.

Andrés Durán Fundora, director de la entidad en la provincia, anunció que la nueva versión prevé la incorporación en diciembre del Ifraín Alfonso y el Carlos Baliño.

Con excepción del Quintín Banderas, que comenzará a moler el cinco de febrero de 2016, el resto de las nueve industrias villaclareñas lo hará entre el cinco y el 12 de enero próximo. 

{flike} {plusone} {ttweet}