En medio de una fuerte campaña mediática para crear una crisis artificial en el estado suramericano, Washington lo situó como una amenaza para su seguridad nacional, lo cual provocó un inmediato rechazo de los países e instituciones en Latinoamérica.

No tiene sentido alguno abordar en la UE el tema de las sanciones a Venezuela, declaró García-Margallo al asistir a un consejo de titulares de Relaciones Exteriores.

Ese país suramericano está lejos de ser una amenaza para la seguridad, como considera la Casa Blanca, estimó el jefe de la diplomacia española.

Las relaciones del bloque comunitario con América Latina serán motivo de análisis en el próximo consejo de cancilleres, a celebrarse el 20 de abril próximo en Luxemburgo, adelantó.

En América Latina hay tres asuntos de importancia primordial para el gobierno español: el proceso de paz en Colombia, las negociaciones de la UE con Cuba y la situación en Venezuela, destacó.

García-Margallo afirmó que mantiene un contacto permanente con sus colegas de la Unión de Naciones Suramericanas para incentivar el diálogo entre el gobierno y la oposición en Venezuela.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunció un intento de golpe de Estado el pasado 14 de febrero, fraguado por elementos vinculados a Estados Unidos y que incluía bombardeos contra objetivos estratégicos en la nación suramericana.

{flike} {plusone} {ttweet}