Por eso este martes 23 de febrero, fecha en que esa institución arriba sus 55 años, para él es también un día de júbilo personal, casi un nuevo cumpleaños en el que recapitula sus batallas.

En jornadas como esta recuerda los años como activista deportivo dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, o entrenando sucesivas generaciones de voleibolistas. “Eran tiempos distintos, en cierta medida me parece que mejores, en los que hacíamos muchas cosas solo a fuerza del impulso”, recuerda.

Gracias a hombres como él, Cuba escaló posiciones dentro del escenario atlético mundial y a lo largo de su territorio se masificó la práctica deportiva, no solo como un camino hacia las competencias de alto nivel sino como una forma de ganar en salud y lograr una vida más plena.

En Camagüey esos esfuerzos permitieron crear una amplia red de instalaciones y formar a miles de personas de todas las edades en innumerables disciplinas, eslabonando un camino de éxitos que medio siglo después sigue transitando nuevos capítulos.

Todos comenzaron con aquellos primeros activistas voluntarios, que como Cristino, en febrero de 1961 se lanzaron a los más diversos puntos de la geografía nacional para intentar hacer del deporte un verdadero “derecho del pueblo”.

“Tal vez eso sea lo que nos falte hoy: el Inder ha ganado en profesionalidad, en logros de la primera categoría, pero ha perdido en masividad y eso lo afecta mucho”, considera desde una experiencia respaldada por tantos años en diversas responsabilidades del sistema competitivo y –actualmente– en la presidencia provincial de la Federación de Pesca Deportiva.

El reconocimiento recibido durante la gala por el aniversario 55 del Instituto representa para Cristino un motivo más para seguir apostando por el que ha sido su propósito de vida. Como él, otros profesores con décadas de labor son homenajeados hoy en varios municipios de la provincia, que desarrolló sus celebraciones centrales en la Polivalente Rafael Fortún, de la capital lugareña.

Allí, futuros campeones protagonizaron demostraciones de gimnasia, artes marciales y otras disciplinas, y profesores y personas de la tercera de edad se sumaron desde la práctica de la bailoterapia y el Wushu, como una muestra de la diversidad de campos atendidos por el Inder, que en Camagüey extiende su labor a todos los municipios.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/INDER16:200:200:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}