CAMAGÜEY.- La Casa Natal de Nicolás Guillén y los inmuebles de lo que fueran el Instituto de Segunda Enseñanza y el Cuartel de Caballería, en esta ciudad, desde hoy son oficialmente Monumentos Nacionales de la República de Cuba.

Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio y de la Comisión Nacional de Monumentos, única facultada para la declaratoria, refirió los argumentos y develó las tarjas alegóricas.

“Hoy es un día realmente señalado para Camagüey y para Cuba”, enfatizó cerca de la entrada al Museo Provincial Ignacio Agramonte, a propósito de celebrarse este 14 de diciembre el Día del Trabajador de la Cultura, porque las personas vinculadas al patrimonio desempeñan una labor colosal en la defensa de la historia.

Precisamente, Hideliza Saínz Leyva, secretaria del Sindicato Provincial de la Cultura, recordó al mártir Raúl Gómez García, en el aniversario 88 de su natalicio, reconoció el despertar de las instituciones a través del embellecimiento de locales, exhortó a sostener la labor espiritual y atribuyó al sector el papel preponderante para salvaguardar la identidad y la cubanía.

Camagüey cuenta con 18 Monumentos Nacionales, de los 538 a lo largo del país, y aspira a lograr esa condición para la necrópolis de esta ciudad, fundada en 1818, y para el conjunto natural de siete cuevas en la Sierra de Cubitas, entre otras propuestas.

“La condición de Monumento Nacional significa un reto para la provincia y para la entidad, porque tiene que preservarla, tiene que planificarla en cuanto a lo físico y a lo cultural, porque si no se cuida se pierde por ley, y eso es un demérito”, explicó a Adelante digital Gineldo Falcón Fariñas, director de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural.

ANTIGUO CUARTEL DE CABALLERÍA

La Ley Nro 2 crea la Comisión Nacional de Monumento adscrita al Ministerio de Cultura, y establece cuáles centros históricos, construcciones sitios y objetos son Monumentos Nacionales o Locales.

En el caso del antiguo Cuartel de Caballería, en la actualidad con dos funciones, porque una parte ocupa Museo Provincial Ignacio Agramonte y otra la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, según Gladys Collazo, sigue siendo una relevante edificación del siglo XIX camagüeyano.

A partir del proyecto del ingeniero Juan Campusano, la construcción comenzó el 23 de mayo de 1845; concluyó tres años después; y aunque tuvo varios usos, abrió como museo el 23 de diciembre de 1955.

“La edificación en el tiempo no sufrió transformaciones en el período original, cuando comparte su uso, una parte como museo y otra como escuela de artes. El museo constituye uno de los centros más importantes de la red de museo e instituciones patrimoniales del país por la antigüedad, diversidad y gran valor patrimonial de las colecciones que atesora”, precisa el acta de declaratoria aprobada el 30 de enero del 2014.

CASA NATAL DE GUILLÉN

La Comisión Provincial de Monumentos de Camagüey también elevó a la instancia nacional la propuesta de la Casa Natal de Nicolás Guillén, Poeta Nacional de Cuba, igualmente valorada en el 2014.

La tarja está fijada en la accesoria de la vivienda principal, porque en ese espacio reducido vino al mundo quien después trascendió como un intelectual medular de su tiempo.

Según Gladys Collazo, la vida y obra de Nicolás Guillén Batista constituyen paradigma de artista comprometido, capaz de reflejar como poco social en una tesis coherente cuya formulación en aquel momento significó un acto de expreso contenido revolucionario y también el primero en derivar del hecho sociológico un suceso estético de enorme trascendencia sin precedentes en la literatura cubana”.

En el acto de develamiento estuvieron los sobrinos nietos Nicolás y Orlando Hernández Guillén, quienes justipreciaron la acción de preservación y arraigo a quien fuera un familiar querido.

“Mi abuelo tenía una muy elevada opinión de su obra. Él sabía que estaba haciendo poseía un gran valor y manifestaba una profunda convicción de eso. Por otro lado era un hombre que no esperaba los homenajes y esto es un gran homenaje. Creo que se habría sentido tímido y que también habría disfrutado mucho”, alegó Nicolás Hernández, presidente de la Fundación Nicolás Guillén.

Mientras, su hermano Orlando, quien preside la Cámara de Comercio de Cuba, sostuvo: “Siempre que se llega a Camagüey, y son varias las oportunidades de regresar porque estuve alfabetizando aquí, por circunstancias de trabajo he tenido que venir… uno tiene en mente los recuerdos del abuelo Nicolás o Papapo, como le decíamos. Esto es sumamente trascendente, un reconocimiento de carácter permanente, histórico, a su obra, a su legado, que le hace la nación estableciendo la casa como un monumento”.

INSTITUTO DE SEGUNDA ENSEÑANZA

Desde el 2013 está aprobada la declaratoria como Monumento Nacional el otrora Instituto de Segunda Enseñanza, en cuyo inmueble estudian 673 alumnos del Preuniversitario Álvaro Morell Álvarez.

Gladys Collazo calificó el inmueble como un exponente destacado de la arquitectura civil, representativa del período republicano en Cuba, y aunque se inscribe en el eclecticismo, posee una marcada influencia neoclásica donde prima la sobriedad en su arquitectura.

La edificación se destaca por los materiales empleados en sus pisos de mármol y de granito, los trabajos decorativos en las molduras de yeso de sus techos interiores, conserva además su mobiliario original, incluyendo la lampistería.

Mirna Téllez Pargas, directora de la escuela, insistió en el compromiso del colectivo en la preservación y en la promoción de los valores de centro.

El profesor de Informática Ricardo Fernández Pérez reconoció el esfuerzo y el apoyo de los estudiantes y de los padres en el alistamiento del edificio e hizo una observación medular: “No solo se trata de cuidar la escuela, sino de aprender con la conciencia de lo que ella representa en nuestra historia y lo que proyecta para nuestro porvenir”.