CAMAGÜEY.- Por primera vez exponen aquí los fotógrafos mexicanos Nelia Torres y Eduardo “Lalo” Aguilera, con una muestra que capta semejanzas y diferencias en la práctica de la alfarería de su país y Cuba.

Alfareros: Tlayacapan, México-San Miguelito, Camagüey contiene 100 fotografías en blanco y negro, la mitad hechas en la tierra azteca y la otra en el popular barrio de esta ciudad, notoria por el trabajo con la arcilla.

La exposición surgió por invitación de la filial de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas, a través del vicepresidente Nelson Despaigne, y podrá apreciarse hasta finales de septiembre en el Museo Provincial Ignacio Agramonte Loynaz, que atesora la segunda colección de artes visuales más importante de Cuba, después de la del Museo Nacional de Bellas Artes.

“Es una sorpresa interesante porque se han ocupado de algo sumamente importante. El quehacer cerámico tiene un principio general, pero la cultura autóctona y las características de cada lugar hace las diferencias de qué hago, cómo y a partir de cuáles condiciones”, comentó a Adelante digital Nazario Salazar, uno de los fundadores del Movimiento de la Nueva Cerámica Camagüeyana.

El artista de los ceramios (piezas caladas) añadió que ambos fotógrafos enfocaron un problema contemporáneo: “La cerámica en Camagüey ha tenido su historia y sale desde el tinajón hasta algunas cosas que no son tan buenas como quisiéramos. Parece que en México sucede lo mismo. Se ve de la cultura autóctona y de la filtración de lo actual. Desgraciadamente está imperando el mal gusto”.

Por primera vez exponen aquí los fotógrafos mexicanos Nelia Torres y Eduardo “Lalo” Aguilera.Foto: Leandro Pérez Pérez/AdelantePor primera vez exponen aquí los fotógrafos mexicanos Nelia Torres y Eduardo “Lalo” Aguilera.Foto: Leandro Pérez Pérez/Adelante

Nelia y Lalo tomaron las instantáneas el mismo día y en el mismo lugar, sin embargo, cada uno saca provecho según ve el acto creativo, con marcada diferencia en cuanto al enfoque, el uso de las luces y las sombras y la intencionalidad: él con sobriedad, y ella con un sentido poético de la imagen.

“Nuestra finalidad es que sean más fuertes los lazos entre dos países que siempre han sido hermanos”, afirmó ella al referirse a la expectativa con la muestra; mientras él destacó sus exhibiciones consecutivas en la Isla desde el 2006, “una forma de romper el bloqueo, porque el gobierno de México, neoliberal sin confesarlo abiertamente, está con el bloqueo económico, político y cultural a Cuba”.

Nelia Torres (1944), maestra de oficio, escritora e investigadora de sus raíces cubanas, se inició en el Club Fotográfico de México (CFM) en 1995, y ha participado en 18 exposiciones personales, 32 bipersonales y 31 colectivas, en su nación, China, Bélgica y en el caso de Cuba, en las provincias de La Habana, Villa Clara, Santiago de Cuba, Guantánamo y Camagüey, donde exhibió por primera vez en la Casa de la Diversidad Cultural, en 2015.

Lalo Aguilera (1936), fotógrafo desde la década del setenta del siglo pasado, ha presidido el CFM y es miembro de la Photographic Society of America, del Consejo Mexicano de Fotografía y Sociedad de Autores de Obra Fotográfica, y cuenta con 116 exposiciones colectivas, 36 bipersonales y 23 individuales en su país y en Estados Unidos, Polonia, Alemania, Argentina, Italia, Rusia, Corea, China, Bélgica y Cuba.