El Café Literario La Comarca, en la Casa del Joven Creador, y La Cima, del Centro Cultural Recreativo Casino movieron el pensamiento acerca de un problema que ha de verse desde visión múltiple.

“El racismo está sublimado, enraizado en la mente de nosotros y las ideas no se borran fácilmente”, dijo tajante el investigador Tomás Fernández Robaina, de quien se presentó Antología cubana del pensamiento antirracista, con el sello camagüeyano de Ácana, luego de que, según el autor, fuera rechazada por la Editorial Oriente.

El volumen incluye intelectuales que se han manifestado contra la discriminación racial desde la colonia hasta la actualidad, como Rafael Serra Montalvo, Antonio Maceo, José Martí, Fidel Castro, Fernando Ortiz, Graziella Pogolotti, Eusebio Leal y Roberto Zurbano, entre otros.

Fernández Robaina comentó su propuesta con carácter regional para un marco internacional de organización de acciones por el Decenio de los Afrodescendientes, porque “cada país debe tener su antología antirracista, su selección de textos y publicaciones de autores”.

Casi al unísono transcurría el conversatorio del tema negro en la escritura cubana, donde el periodista, dramaturgo y director teatral Manuel Villabella expresaba la discriminación camuflajeada alrededor de la escena, por las experiencias de actores y los roles insignificantes para la mal llamada gente de color.

La investigadora y ensayista Olga García Yero señaló que ese asunto no ha sido debidamente tratado como conjunto, desde lo culturológico, lo etnológico y etnográfico, “siguen siendo temas de silencio para el desarrollo de la cultura insular”, además indicó el problema de las lenguas africanas y su presencia aquí, debido a las pérdidas lingüísticas y culturales asociadas a las transcripciones y las traducciones.

Otro libro presentado fue Cepos de la memoria. Impronta de la esclavitud en el imaginario social cubano, de Zuleica Romay con Ediciones Matanzas, que ofrece luces contemporáneas a la cuestión.

La Feria del Libro abrió de manera oficial con un espectáculo del Ballet Folklórico de Camagüey, que hizo demostraciones musicales junto a su director Reinaldo Echemendía en el espacio de homenaje a Rogelio Martínez Furé, una de las personalidades a quien se dedica la edición del evento.

La inauguración fue propicia para la entrega del Premio Puerta de Papel, que confiere el Instituto Cubano del Libro, a tres libros de Ácana: Calles y callejones del Camagüey. Entre la leyenda y la historia, de Marcos Tamames Henderson; Gimnasia de la incertidumbre, de Jesús David Cuberlo; y Camagüey en la música. Selección de partituras, de Emilio Cueto, único presente de los autores.

El “Puerta de Papel” reconoce a publicaciones del Sistema de Ediciones Territoriales (SET) en este caso, Ácana, que por extensión correspondió a las editoras Yudarkis Veloz y Mayelín Portales; y a los diseñadores Luis Omar Álvarez y Eduardo Rodríguez Martínez.

Entre las decenas de presentaciones acontecidas en el recinto del Casino Campestre, donde se localiza el Pabellón infantil, y en centros laborales y estudiantiles, casi como acabado de salir de la imprenta llegó el tercer número de la revista Oh Camagüey, que anualmente edita el periódico Adelante y auspicia el Gobierno de la provincia, para en apretada síntesis pero a todo color aglutinar momentos y personas vitales en el desarrollo del territorio.

 

 

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/feria_libro-2016:300:300:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}