NUEVITAS, CAMAGÜEY.- Los habitantes de esta ciudad portuaria, situada al norte de la provincia, disfrutaron desde el complejo deportivo Ángel Alberto Martínez, de un espectáculo variado ofrecido por artistas cubanos y foráneos que se unieron a la gira de Circuba, denominada El circo por siempre, con el propósito de diseminar por toda la isla los atractivos de ese arte y festejar los 50 años del Circo Nacional de Cuba.

Después de mostrar un documental sobre la evolución del oficio circense, durante los primero años de la Revolución y luego en la actualidad, la función inició con las acrobacias del dúo Ángeles. Uno de sus integrantes resultó el protagonista de la presentación, caracterizada por mantener el equilibrio sobre tres cilindros metálicos. La música de fondo retumbaba con fuerza, sin embargo la concentración del joven no menguó y tras culminar el peligroso acto, recibió el aplauso del público.

Otro que robó la atención de los asistentes fue el malabarista colombiano Sebastián, quien utilizó sus reflejos felinos para atajar con las manos y los pies las cuantiosas pelotas que lanzaba al aire. Trabajaba al compás de una música electrónica que utilizaba como guía de los rápidos movimientos. La artista mexicana, Paola, dominó a la perfección, con todas las extremidades del cuerpo, el baile con sus hula hula mientras seguía el ritmo de una melodía pop. En ambos casos la luminotecnia –manejo de las luces- creó un ambiente eficaz para generar nuevas sensaciones entre la audiencia.

Las bromas de los payasos camagüeyanos Remolacha y Poti, de la Compañía cirKazo, levantaron en las gradas una ola de risas y el mismo efecto lo consiguieron sus compañeros de oficio de la capital del país, Metebulla y Bonsái.

Con la contorsionista Stefany los presentes quedaron boquiabiertos al ver hasta qué límites pueden llevarse las articulaciones una persona y los dúos de telepatía Impacto y Relámpago asombraron con los poderes de adivinación y del manejo del látigo, respectivamente.

Los integrantes de la Compañía Habana, cuya especialidad es saltar la cuerda, regalaron una excelente propuesta que va más allá del brinco. Refleja el deseo de agradar al público con increíbles malabares en el aire y una resistencia física que solo se obtiene con preparación consciente.

En los finales de la función, repitió el dúo Ángeles con una fascinante presentación que a no pocos hizo sudar frío: los dos jóvenes patinaban de manera circular en una pequeña mesa redonda. Con cada vuelta que completaban, ejecutaban un movimiento más complicado que el anterior.

El acto llegó al clímax cuando él joven colocó a su compañera sobre su cabeza y la sostuvo durante varios segundos, justo por el estómago. Se llevaron los aplausos del público. Continuó el bullicio y la algarabía con el número de Los gauchos, tres argentinos que con sus tambores y boleadoras que raspaban el tabloncillo dejaron una agradable impresión secundada por una ovación, como mejor premio.

Sin duda alguna la función en Nuevitas tuvo un éxito rotundo. No obstante, hubo dificultades desde el punto de vista logístico, en la instalación sede, que dificultaron el acondicionamiento de los artistas e impidieron incluso, la apertura de la gala con las bailarinas del Cabaret Tropicana.

Sería prudente que en otros eventos de este nivel las autoridades pertinentes tomaran mayor seriedad en su organización para que el pueblo no reciba un show cercenado, sino una programación completa, como se lo merece.

Circuba continuará hoy sus actuaciones en la ciudad de Camagüey hasta el cuatro de agosto, en el Palacio de los Deportes Rafael Fortún Chacón, a las 9:00 p.m. mientras, a las 11:00 a.m., en el Teatro Avellanada se efectuará una matiné infantil. Los interesados pueden comprar las entradas en las sedes del evento y en el estanquillo de Correos de Cuba, situado en el Casino Campestre. El tiquet para los menores de dos años es gratuito.