LA HABANA.- Un documental sobre la vida y obra de Fernando Alonso, considerado el padre de la escuela cubana de ballet, será estrenado hoy en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

El audiovisual, de 42 minutos de duración, se titula Fernando, danza infinita, y fue dirigido por Esther García, según precisa la información ofrecida por la agencia Prensa Latina (PL).

En su realización intervienen también Otto Braña, como guionista, y Aurora Bosch, asesora, quien luego del fallecimiento de su maestro propuso en un Congreso de la Uneac asignarle el nombre de Fernando Alonso a la Escuela Nacional de Ballet.

La propuesta de nombramiento se cumplió con la aprobación del Ministerio de Cultura, en reconocimiento a uno de los grandes maestros de la Escuela cubana de Ballet y creador de su metodología.

Aurora fundamentó su idea en la necesidad de rescatar la memoria del extraordinario pedagogo, formador de gran parte de los bailarines y bailarinas de su generación, y de haberles inculcado también el amor al magisterio.

Según la bailarina, considerada una de las cuatro joyas del ballet nacional, el maestro no solo les enseñó pasos, sino también les ofreció una educación integral para los escenarios y para la vida.

La ex primera bailarina del BNC describió a Alonso como un trabajador minucioso, que no subestimaba individualidades, pulía, esculpía bailarines, incentivaba la curiosidad, la investigación, y educaba con una vasta cultura.

Fernando fundó en 1948 el BNC y la Escuela cubana de Ballet junto a su hermano Alberto Alonso (coreógrafo) y su entonces esposa Alicia Alonso, gran bailarina que según Bosch fue el paradigma de todas las bailarinas de su época.

El maestro, ganador del premio Benois de la Danza, considerado el Oscar del género, falleció en julio de 2013 y hasta sus últimos días participó en ensayos, conferencias y clases en la Escuela Nacional, el centro Prodanza de Cuba y el Ballet de Camagüey.

En el documental de García podrán apreciarse entrevistas a otra joya del ballet cubano, Loipa Araujo; bailarines y profesores como Menia Martínez y Pablo Moré, y el escritor, ensayista y crítico de ballet Eduardo Heras León, entre otras personas.