CAMAGÜEY.- El Consejo de Estado y el Ministerio de Cultura de Cuba confirieron la Medalla Alejo Carpentier y la Distinción por la Cultura Nacional, respectivamente, a personalidades de esta provincia, en el cierre de la jornada por los 50 años del Ballet de Camagüey.

Regina María Balaguer Sánchez, directora de la compañía de danza clásica, primera fundada por la Revolución, mereció la Medalla por su aporte a la nación a través de su ejecutoria al frente de la agrupación, desde hace ya 20 años.

Con la Distinción se reconoció la plausible labor del dramaturgo y director teatral Pedro Castro, de la pianista y pedagoga Amalia Marín; delcantante y director de Rumbatá, Wilmer Ferrán; del coreógrafo José Antonio Chávez, del primer bailarín Yanni Garcia, y del diseñador de luces Jorge Lucas Castellanos, estos tres últimos, del Ballet de Camagüey.

Chávez agradeció por todos con una emotiva reflexión a partir de la frase martiana “Honrar honra”, porque “en esas palabras está contenida la sumade los principios y las ideas que hacen grande al hombre que las posee, y que camina con ellas como divisa”.

Significa otro “punto de partida en el propósitode hacer más grande, sólida, abarcadora, inmensa y necesaria nuestra cultura camagüeyana y, por ende, nuestracultura cubana”, enfatizó Chávez en el Salón de Protocolo Nicolás Guillén, del conjunto monumentario de la Plaza de laRevolución Ignacio Agramonte Loynaz.

Pedro Castro, con medio siglo de desempeño para la escena, afirmó sentirse contento porque hay muchos jóvenes, pero insistió que “hace falta pasión, sinceridad, amor y entregar al público algo que realmente lo conmueva, lo haga pensar, lo movilice. Yo espero que Camagüey siga siendo ciudad teatro”.

Con menos experiencia pero de gran convocatoria popular, Wilmer Ferrán consideró esta gratificación” no para mí, sino para los rumberos, para mi grupo, para el pueblo que nos sigue, y eso te convierte en más luchador”.

En otro momento, el Ballet de Camagüey recibió un reconocimiento y el trofeo 40 Aniversario de la creación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, con la presencia de la secretaria general Nereida López Labrada.

También para Regina y su colectivo se destinaron obras de los Premios Nacionales de Artes Plásticas, Alfredo Sosabravo y Eduardo Rojas, como detalles del Consejo Nacional de Artes Escénicas y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, representados por el presidente Rafael Pérez-Malo y el vicepresidente primero Luis Morlote, respectivamente.

“La jornada de celebración por el aniversario del Ballet ha sido ardua pero llena de satisfacciones. Ha habido variedad en las funciones, el teatro ha estado lleno y el público nos ha acompañado. Quizás sea oportuno retomar los festivales que hacíamos porque Camagüey es una potencia cultural y de danza”, declaró Regina.

Este sábado, el Ballet cerró con Las llamas de París, en la versión coreográfica de Lila Martínez de la Torre, y aunque la directora general confirmó estar exahustos, ratificó: “el día 14 de diciembre estaremos en la gala por el Día del Trabajador de la Cultura, y continuaremos preparándonos para nuestra gira a Suiza y España, en enero y febrero”.

  • ballet_llama_de_paris-web3
  • ballet_llama_de_paris-1
  • ballet_llama_de_paris-web.2
  • ballet_llama_de_paris-web7
  • ballet_llama_de_paris-web5
  • ballet_llama_de_paris-web.4
  • ballet_llama_de_paris-web10
  • ballet_llama_de_paris-web-6