CAMAGÜEY.- Anaís Abreu ofrecerá esta noche el primer concierto en su tierra, después de 30 años que vive en La Habana y casi en la jubilación. “Nunca me habían invitado”, dijo a la prensa.

La bolerista es popular por la canción Sé feliz, de la película Habana Blues, dirigida por Benito Zambrano que mereció el Premio Goya 2005 en las categorías de mejor música original y mejor montaje.

Ella con frecuencia cruza la llanura para cantar en Santiago de Cuba y Guantánamo, aunque aclaró: “Nunca he dejado de decir que soy camagüeyana”.

Al fin, este viernes, en el Teatro Avellaneda, nuevo para ella porque lo conoció de cine cerrado, compartirá temas que la perfilan como Nostalgia y Orgasmo.

Se acompañará de un guitarrista, de un percusionista, de un bajista y del Dúo Voces, donde canta Teresita Romero, compañera de la infancia. “Antes de retirarme me correspondería un concierto de ley, con orquesta, donde haya alumnos míos”.

Anaís Abreu dio clases once años en la Escuela Vocacional de Artes Luis Casas Romero, donde coincidió con el hermano de Irma Horta, actual directora provincial de Cultura, que propició este concierto. “Aurelio y yo trabajamos juntos, y una hija suya fue mi alumna”.

Ella vino a complacer al público, aunque a la prensa dijera otras cosas que ni ella cree: “Si llego a los 60 me jubilo. Por suerte hay gente como Osdalgia y Yaíma Sáez -también oriunda de Camagüey- que hacen muy bien la cancionística, el filin, que echen pa´lante el género”.

Y aunque acaba de terminar el séptimo fonograma, tiene en planes un disco en Canadá, Anaís Abreu prefiere siempre hablar de los sueños en vez de los proyectos: “Me gustaría hacer, por lo menos en La Habana, un concierto al año”.