El artesano modeló la hoja de la mazorca de maíz y conformó pequeños maniquíes a través de los cuales ofrece un recorrido por diferentes estilos del vestuario y de personajes de obras teatrales y danzarias.

“La hoja es difícil de trabajar. Crees lograr algo y cuando empieza a secar se deforma, pero es agradecida si modelas buscando el misterio que guarda, la caída de la tela, el aire que bate una cinta. Es un campo nuevo para mí y me gusta”, declaró a Adelante digital.

La exposición evoca, entre otras, las puestas de Gisselle o María Antonia, grandes éxitos del Ballet de Camagüey y del Ballet Folclórico de este territorio, respectivamente; y puede apreciarse en la galería Midas, cercana a la Plaza de los Trabajadores.

También Lozano, fundador de la filial de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas en Camagüey, ha logrado magníficos resultados con otros materiales como la soga, con la técnica del macramé, y los tapices de arpillera.

Sus inicios en la creación se remontan a 1970, cuando empezó a vincularse a la Casa de Cultura Ignacio Agramonte, y como aficionado logró insertarse en el Primer Simposio Nacional de Escultores, con una cerámica que hoy atesora el Hotel Ciego de Ávila.

Como profesional comenzó una década después como pintor escenográfico del Ballet de Camagüey, por una petición del entonces director de la compañía Fernando Alonso, leyenda cubana de la danza; y allí laboró hasta el 2008.

Entre sus lauros destaca el Premio Uneac 1985, por los diseños de escenografía y vestuario del ballet “Ante la muralla”, coreografía de Francisco Lang, que le merecieron el elogio de Eduardo Arrocha, Premio Nacional de Teatro 2007 y de Diseño 2013.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/diseño_camagüey:600:600:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}