QUITO.- Con ojos muy abiertos, expresiones de asombro y risas, niños ecuatorianos quedaron hechizados hoy con la película cubana Meñique, basada en un cuento de magia del héroe nacional de ese país caribeño, José Martí.

El largometraje animado en coproducción con España y primero con técnica de 3D que se realiza en Cuba, fue presentado en el teatro México de esta capital, a alumnos de Enseñanza Básica Elemental, de la escuela Manuela Espejo.

Con atención y un poco de incertidumbre ante lo nuevo, los niños de entre seis y ocho años, escucharon las palabras de bienvenida de la ministra consejera de la embajada de La Habana en Quito, Mercedes de Armas, y de Laura Godoy, coordinadora de la Cinemateca Nacional de Ecuador Ulises Estrella, quienes hablaron brevemente de José Martí y de Meñique.

"Los niños son los que saben querer, los niños son la esperanza del mundo, aseguró De Armas al público infantil, a quienes comentó como la película deja la enseñanza: la sabiduría puede más que la fuerza y el bien siempre vence al mal.

Durante 80 minutos se escuchó en la sala de teatro expresiones de asombro, cuando había suspenso, risas en momento de humor y aplausos al final del filme.

"Al final el gigante se volvió bueno", dijo entusiasmado un pequeño que al acabar la proyección e iniciar un intercambio entre el público fue de los primeros en levantar la mano para dar su opinión.

Para una de las niñas, lo más llamativo fue como la princesa le quitaba el dinero a su padre, el rey, para repartirlo a los más pobres.

Otros coincidieron en que aunque era pequeño, la bondad e inteligencia de Meñique, le permitieron vencer todos los obstáculos y "hasta a un gigante", para lograr el amor de la princesa, el respeto de todos y ayudar a su familia a salir de la pobreza.

Aunque algunos se mostraron medio confundidos con algunas frases, muy cubanas, de manera general todos quedaron complacidos con la película y con deseos de conocer más de José Martí, sobre quien De Armas explicó que escribía cuentos para niños, entre otras publicaciones.

La presentación de Meñique forma parte de una muestra de cine contemporáneo cubano, dedicado principalmente a niños y jóvenes, que tiene lugar esta semana en Quito e incluye Havanastation y Esteban, protagonizadas por adolescentes.

Un pedacito de Cuba, desde su cultura, prendió la semilla del conocimiento en los niños, nuevas generaciones encargadas de mantener la amistad y fuertes vínculos compartidos por ambos pueblos.