CAMAGÜEY.- Demoró siete horas pero la asamblea provincial previa al IX Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) no dejó escapar asuntos vitales de su labor como vanguardia intelectual del país.

“Una organización de creadores no es un sindicato ni una institución. Está para pensar la cultura”, insistió en el Teatro Avellaneda Luis Morlote, vicepresidente primero, al destacar la posibilidad del cónclave para trazar el camino de la Uneac sin perder las esencias con las que nació el 22 de agosto de 1961.

Regina Balaguer, directora del Ballet de Camagüey, fue la primera en hablar del rechazo a la Ley Helms Burton que promueve Estados Unidos contra Cuba; luego dedicó palabras de apoyo al pueblo de Venezuela y sugirió ser profundos y precisos en el debate: “Son tiempos de reafirmación revolucionaria”.

La programación y la promoción cultural, la relación de las instituciones y los artistas, la preservación de la historia y el patrimonio espiritual de la nación, la enseñanza artística, la formación de los públicos y los pagos a los derechos de autor fueron temas abordados.

“El dinero sirve, sí, para la zanahoria del estómago, pero esa otra parte que es del alma, no hay dinero posible que lo pueda pagar”, enfatizó el teatrista Freddys Núñez, luego de ratificar la vigencia de Palabras a los intelectuales, de Fidel Castro, que implican la interpretación contemporánea.

El crítico de cine Juan Antonio García Borrero, quien ha concentrado sus esfuerzos en el uso de las tecnologías digitales dijo con honestidad: “Los miembros de la Uneac no hemos estado a la altura del desafío creativo”.

También a “participar más activamente desde la organización” exhortó Jorge Luis Tapia Fonseca, máxima autoridad política de Camagüey: “La cultura no es de un solo creador. Es de lo que está intrínseco en todo el pueblo”.

Víctor Gaute, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, convocó a cuidar el liderazgo de la historia de la Revolución: “La vanguardia constituye un altísimo compromiso. No es solo llegar a ella, sino mantenerse en el día a día. Es la más inconforme para perfeccionar la obra que nos hemos propuesto construir”.

Del proceso eleccionario asociado fue ratificada la presidencia del Comité Provincial de la Uneac con Sergio Morales como presidente; Armando Pérez, vicepresidente primero; y los vicepresidentes Regina Balaguer y Reinaldo Echemendía.

Junto a ellos integran el Comité Provincial los presidentes de las filiales: Oscar Viñas (cine, radio y televisión), Roberto Estrada (artes visuales), Mario Mendoza (artes escénicas), Jorge Santos (literatura) y Simón Roberto (música).

En la asamblea eligieron a los delegados a la cita prevista a finales de junio en La Habana ─Regina Balaguer, María Antonia Borroto, Elda Cento, Emilia Díaz, Reinaldo Echemendía, Miozotis Fabelo, Sandra Martínez, Sergio Morales y Armando Pérez─, y a los candidatos al Consejo Nacional.

El Centro Provincial del Libro y la Literatura reconoció a Jorge Santos y a la organización; y quedó como acuerdo realizar aquí una escultura al camagüeyano Nicolás Guillén, Poeta Nacional de Cuba, presidente fundador de la Uneac.