CAMAGÜEY.- Como casi todos los pacientes llegué a esta consulta con una remisión hecha por otros doctores que me atendieron, solo que en otras para esta sección, ocasión en que acudí a la Dra. Concepción de la Luz Pontón Rodríguez, especialista en Medicina Interna, Máster en Medicina Natural y Tradicional (MNT) y Diplomada en Rehabilitación, quien labora en el Centro de MNT, adscrito al hospital universitario Manuel Ascunce Domenech, para que nos ilustrara acerca de la utilización de la terapia mediante el láser, laserterapia o tratamiento luminoso directo.

Se le llama láser al equipo, tipo de luz o medio físico, y la acepción viene del acrónimo inglés: Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, y es la luz amplificada por la emisión estimulada de una radiación y consiste en la absorción de la luz incidente por un átomo. Entre sus propiedades encontramos una alta direccionalidad, es monocromática, coherente y con un elevado grado de energía en un área pequeña.

Luego de esa definición, la Profesora Pontón abundó en que la técnica consiste en aplicar al organismo energía del espectro electromagnético para facilitarle su actividad bioquímica, con efectos antiinflamatorios, antiálgicos (hace que un dolor o molestia sea menos intenso o desaparezca) y beneficioso para estimular la cicatrización.

De acuerdo con su experiencia, ¿qué padecimientos pueden ser tratados?

—Son muchos. El enfermo llega remitido por otro médico o directamente, le hacemos un estudio clínico, lo evaluamos y decidimos de acuerdo con su dolencia si realmente puede aplicársele la laserterapia y con qué frecuencia.

“Quizá sea imposible relacionarlos todos, pero es importante conocer que la indicamos en personas con artrosis, tendinopatías, fibromialgia, lesiones agudas de partes blandas, lumbalgia, ciatalgia, cervicalgia, para la cicratización y reparación tisular o reparación de tejidos, úlceras y heridas tórpidas (lesiones que no tienden a mejorar ni a agravarse), espolón calcáneo, epicondilitis, quiste de Baker (formación de contenido sinovial producida al debilitarse la membrana sinovial que recubre la articulación de la rodilla).

“Igualmente tratamos a asmáticos, migrañosos, hipertensos, con sinusitis, a quienes padecen de insomnio, de estrés, de acúfenos (sensación auditiva no provocada por un sonido exterior), en fin…”.

—Si consideramos los efectos, ¿puede mencionar aunque sea algunas afecciones?

—En el antiálgico encontramos a la tendinitis, osteocondritis, sinovitis, fracturas, lesiones por tensión, la epicondilitis, síndrome del túnel carpiano, codo del tenista, que así se le llama a la enfermedad del codo por el exceso de uso, en dedos en resorte, tensión de espalda, el espolón calcáneo y otras porque actúa como relajante de la tensión muscular y sobre el umbral del dolor y, por supuesto, lo reduce.

“En el caso de la cicatrización el láser beneficia la reparación de huesos, tejidos, úlceras, y regenera las heridas”.

¿Cuáles serían los resultados deseados?

—Disminuye el dolor al ser analgesia pura sobre el nervio y el músculo; reduce las inflamaciones agudas, subagudas y crónicas; y favorece la activación de la microcirculación a la hora de influir en las cicatrices.

—Usted dijo al inicio que le indica a la persona hasta la frecuencia de la laserterapia, ¿cómo se determina?

—Si el padecimiento está en fase aguda la aplicamos todos los días; si es subaguda, cada tercer día; y ante la crónica la recomendación es diaria hasta que notemos los cambios para entonces comenzar una vez por semana.

¿Quiénes acuden más, los hombres o las mujeres?

—Indistintamente, en correspondencia con las dolencias, pues algunas se manifiestan más en el sexo femenino o viceversa.

¿Cuál es la edad promedio?

—En las enfermedades mencionadas hay algunas que afectan más a las personas de la tercera edad y esas son las que más atendemos, como ocurre en otras variantes de la MNT en este Centro; sin embargo, atendemos hasta a niños.

¿Cómo determina los resultados?

—El mejor exponente es ver la mejoría o la cura de quienes reciben el tratamiento, eso lo disfrutamos a menudo y son muchos los años de experiencia, imagínese, en 1979 ya estaba involucrada en esto de la MNT en el hospital nacional Enrique Cabrera, de La Habana.

“Otra manera de corroborar las bondades de este tipo de medicina es ver cómo todos los días las personas vienen en busca de calmar su padecimiento o sanarlo”.

—Como sucede en todas las ramas de la Medicina, pienso que el láser esté contraindicado para algunas enfermedades, ¿puede citar algunas?

—Así es. No se aplica láser cuando hay tumores, incluso profundos, por su efecto estimulante del crecimiento tisular y de aumento de la circulación; tampoco en la trombosis venosa.