• Las zancadas de un aventajado agramontino

    Todos seguimos al Comandante, pero ninguno le iguala el paso. Con largas zancadas para andar los caminos, las almas y la Historia, suele sacar ventaja a quienes le acompañamos en el empeño de la Revolución.