• Maine: un hundimiento providencial

    Desde su arribo a la bahía de La Habana a finales de enero de 1898, el acorazado estadounidense Maine aportaba a la rada de la ciudad un nuevo punto de atención, por sus más de 6 mil toneladas de desplazamiento que lo convertían en el barco de guerra más grande que visitara la ciudad.

  • El bombardeo estadounidense a Santiago de Cuba

    La marina estadounidense desde inicios de 1898 fue puesta en alerta ante la inminente guerra de rapiña que se libraría en las costas cubanas, que se vislumbró tras la declaración de guerra a España, lo cual motivó el bloqueo naval a la Isla y bombardeos a fortificaciones de la costa, y finalmente el desembarco en Santiago de Cuba.