• A la ilógica de la logística, el puntillazo

    El pregón desapareció con Irma. Desde hace pocos días, en los amaneceres otra vez vuelve a escucharse en Camagüey la exclamación con una voz estremecedora: ladrillo, arena, laja… Lo último fuera que propusiera: cemento y clavos.