• Chocolatiqui: Carcajadas con el corazón

    Con Reinier Elizarde  no pasa lo que en el cuento de Mario Benedetti, donde la boca cansada y triste de un payaso de circo trastocó el ansia de un niño por conocer esa figura, en el vacío de la decepción de no encontrar risa bajo los artificiales y exagerados labios rojos.