• Llaves maestras

    La puerta del conocimiento casi siempre está ahí, al alcance de nuestra mano. Pero si llegar a él resultara tan fácil quizá la vida fuera más que idílica, fuera menos colorida. Así, en la aventura de su conquista tropezamos con la combinación de las fórmulas químicas, la memorización de la Historia, la profundización de nuestra lengua materna…

  • Para agradecer a los educadores camagüeyanos

    Desde el pasado mes de noviembre y hasta el venidero 22 de diciembre, en cada uno de los centros escolares de la provincia se desarrollan múltiples actividades para celebrar el Día del Educador y la declaración de Cuba como territorio libre de analfabetismo en 1961.

  • Jornadas de reconocimientos a educadores camagüeyanos

    La educadora Marilín Alfonso Martínez, quien se desempeña como subdirectora de la Educación Preescolar y Especial en la provincia, recibió en la tarde de este viernes durante el acto provincial por el Día del Educador, la Orden Frank País García de primer grado, medalla que aprueba el Consejo de Estado.

  • Clases de amor

    En Camagüey hay cientos de profesores que desde aquella revolución educativa que fue la Campaña, han esparcido sus semillas. Los de Adelantehemos sido felices víctimas de su magia, y en su jornada les confesamos este amor que les debemos para siempre.

  • Educar también es construir

    Con diciembre siempre llegan crónicas, entrevistas… historias de sus siembras. A ningún medio de prensa en Cuba le es ajeno el homenaje a los maestros, a ese gremio que hace suyas tantas vidas y misiones.

  • La carrera que nunca termina

    Para la profesora Ana Jústiz Guerra, la vida es como una clase que jamás culmina. Esta maestra, alumna y ferviente seguidora de José Martí, comparte las vueltas de un destino que desde bien temprano juró lo dedicaría a la enseñanza, al arte de entregar sabiduría para recibir placer espiritual.

  • Las Marías

    María del Carmen, María Elena y María Julia Álvarez Núñez, o simplemente las Marías, son tres evangelios vivos, como dijera José de la Luz y Caballero, porque ellas sí educan, es lo que han hecho desde muy jovencitas, apenas con 14 años.

  • Miriam, mi primera maestra

    Miriam Castillo Guerrero es la protagonista de una vida dedicada al noble e importante arte de educar, una historia que dura cuatro décadas y media. “Yo solo tenía 15 años, imagínate, con esa edad me entregué a la enseñanza”, cuenta a Adelante Digital.

  • El orgullo de estar más cerca de Frank

    Liliana Souto Amador y Elizabeth Sosa del Valle comparten en la vida mucho más que el gentilicio que las enorgullece, el género y la vocación; estas dos mujeres que desde hace tres décadas y media entregan día a día su aliento a la educación camagüeyana.

  • Profesionales de la Salud en dos fechas memorables

    Profesionales de la Salud Pública camagüeyana fueron reconocidos con la Distinción por la Educación Cubana y otros recibieron las categorías de Profesor Auxiliar o Titular, en el salón de protocolo Nicolás Guillén, de la Plaza de la Revolución Ignacio Agramonte.

  • Reconocen en Camagüey a educadores destacados

    La medalla Orden Frank País García de segundo grado, que aprueba el Consejo de Estado a solicitud del Ministerio de Educación, le fue impuesta a nueve educadores camagüeyanos como reconocimiento a su trayectoria en el sector...

  • Enseñar con el corazón

    Olga Góngora Lezcano nació en esta ciudad, aunque la familia era de Vertientes, estudió magisterio en Santa Clara, en la Escuela del Hogar Rural, y volvió para el terruño, luego de graduada en 1944.

  • En Camagüey lo esencial es el maestro

    “... para formar esas futuras generaciones, lo esencial es la semilla, lo esencial es el maestro”. Se leía a Fidel al fondo mientras el protocolo les repartía las fértiles andadas. Como si fuera posible en una mañana contar en primera persona las bonanzas de otros, los suspiros vitales.