• Seguir su legado internacionalista

    El Dr. Ernesto Eusebio López Cruz es camagüeyano, pero está muy lejos de su tierra un día como hoy de tanta tristeza, pero con la convicción de que hombres como Fidel Castro Ruz nunca mueren. Esa es una verdad solo superada por su propia obra en Cuba y en buena parte del mundo.

  • Fidel para siempre

    ¿Qué decir ante la inesperada noticia de tu muerte, burlada tras tantos atentados enemigos? Nos preparaste para este lacerante instante y, sin embargo, tu visión de futuro nos sorprendió en presente casi igual que cuando el teniente Sarría evitó en las estribaciones de la Sierra Maestra que te ultimaran por primera vez.

  • Comandante, ordene por siempre

    Fidel siempre confió en los jóvenes, dijo que sobre sus hombros se podían depositar grandes tareas. Nadie supo comprender mejor el rol de la juventud en la lucha por ese mundo mejor que él mismo vio posible. Siempre que lo necesitó buscó el apoyo de los más jóvenes, para una idea fresca, para una marcha, para las grandes batallas de la Revolución.

  • La lluvia de un hombre bueno

    Hay tranquilidad en las calles y aquí se anda con ecuanimidad, porque la muerte física anoche de Fidel Castro ha estremecido a su pueblo, el mismo pueblo que lleva ese dolor adentro, mas en vida lo alzó de sí mismo como uno de sus grandes símbolos.

  • Los dones de mi Comandante

    El 13 de agosto de 1926 prometía ser un día normal, pero se sintió un armónico ruido de un gigantesco carruaje, el llanto fuerte de un niño, se abre una puerta para anunciar el nacimiento del segundo de los hijos varones de la familia.

  • Hasta luego Comandante

    No atino a encontrar la palabra precisa para la expresión de un sentimiento que es compartido y se difunde por el Universo, ese que, por su lado luminoso, te vio entrar invicto aquel 13 de agosto de 1926, para hacerte el Comandante de todos.

  • La misión nuestra

    “Serás periodista” y la afirmación se hizo certeza cinco años después. Se es periodista a tiempo completo. Entonces, cuando llegan días grises como estos en los que tienes que recibir en el tránsito hacia la gloria definitiva a tu hombre (y lo digo con la seguridad de que a lo largo de 58 ha sido el hombre de muchas niñas, como cantó Carilda), quieres desmembrar tu ser, para hacer periodismo y para sentir con entrañas de nación.

  • La boda que ofició Fidel

    Corría entonces el año 1958 en la Sierra Maestra, macizo montañoso del oriente cubano,  donde se resguardaron las tropas del Ejército Rebelde. El abogado Fidel Castro Ruz unió en matrimonio al capitán Luis, de 28 años, y a la hermosa Conchita, de 23, que eran novios desde hacía tres años.