VERTIENTES , CAMAGÜEY.- Desde hace más de un mes, Adelante Digital visita con frecuencia el municipio más extenso de la provincia. Y en cada ocasión, bajo la bandera del Movimiento 26 de Julio, algo cambia en Vertientes. “Jamás en la vida se había visto tanto alboroto”, le confesó a este reportero un anciano desde su asiento de parque.

Si bien el pueblo no se ha sumado por completo a las 357 obras que se acometen por aquellos lares, cada semana se percibe mayor apoyo y entusiasmo, máxime cuando los más de 18 millones de pesos que se invierten resolverán 459 planteamientos de la población.

“Estamos aprovechando hasta el último centavo para mejorar la vida de la gente, para que se revierta en conformidad, trabajo y prosperidad. Lo más importante es que los más jóvenes sientan orgullo por su terruño y construyan su proyecto de vida aquí”, nos dijo el primer secretario del Partido en el territorio, Edilberto Quesada Pedroso, quien parece que hace tiempo no duerme siete horas seguidas.

CONFORT PARA LAS AULAS

Según Luis Clemente Pérez Abreu, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, se invirtió en todas las instituciones educacionales. Solo las de las comunidades de El Chorro y La Pollera no estarán listas para el 26 de Julio, pero sí para el próximo curso escolar.

Entre las 24 obras que se planteó este sector en saludo al Día de la Rebeldía Nacional destacan el campamento de exploradores, el politécnico, el centro mixto de Batalla de Las Guásimas y la escuela Francisco González Cueto, para niños con discapacidad, donde se construyeron los dos locales de alojamiento. Se intervinieron, además, los seminternados de comunidades alejadas como San Carlos I y Los Ángeles.

Pero resalta el trabajo en la secundaria básica Reynaldo León Llera, que acumulaba más de 15 planteamientos de la población porque los estudiantes no poseían aulas específicas para cada grupo. Para revertir la situación se edificaron cuatro nuevas con dos baños adjuntos. Según Maylín Calderón García, directora del centro, la ampliación permitirá trasladar los grupos docentes a estos locales para acondicionar otros como laboratorios de Informática, Física, Química y Biología. También se reconstruyen cuatro áreas para las clases de Educación Física y la práctica de deportes como baloncesto, fútbol y voleibol.

Adriana Capote Argüelles pasará a noveno grado. “Estoy ansiosa por hacer experimentos en los laboratorios, este curso me quedé con las ganas. Es un avance muy importante que disfrutarán los muchachos que entren en séptimo en septiembre”.

ENCANTO JUVENIL

La Dirección Municipal de Servicios Comunales asume un total de 50 obras de las cuales ya ha terminado 34. Elvira Morera Morejón, directora de la entidad, explicó a la prensa que en estos momentos enfocan sus mayores esfuerzos en el complejo recreativo infantil que se construye en las áreas del conocido bosque vertientino.

“El proyecto incluye un pequeño acuario, parque de diversiones, restaurante, centro de exploradores, mini-teatro, gimnasio biosaludable, pista de patinaje, terreno de voleibol de playa. Al empeño contribuyen organismos y empresas del territorio, en las que resaltan el central azucarero Panamá, que asumió la fabricación de los aparatos de diversiones”.

El Parque de las Madres se transformó con la reparación de sus bancos y senderos interiores, la reanimación de la jardinería y las nuevas luminarias. Hoy la población, principalmente la juventud, disfruta el servicio de conexión inalámbrica Wi-Fi a Internet. Se realiza una labor similar a lo largo de las cinco cuadras del tradicional Paseo Vertientino que pronto lucirá nuevos bríos en un proyecto que busca rescatar históricas prácticas socioculturales y donde quedará instalada la segunda zona de acceso a la red de redes.

Si una obra crea expectativas en la población es la transformación de la zona comercial donde se ubica el llamado bulevar. La metamorfosis del lugar incluye la sustitución del piso a lo largo de la arteria principal, ahora con un atractivo diseño, así como la restauración de la mayoría de las tiendas, establecimientos gastronómicos, centros de servicios y fachadas de viviendas.

Cuando celebremos la epopeya de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Vertientes no será el fin de esta revolución renovadora que vive el municipio. Sus trabajadores y el pueblo seguirán levantando, ladrillo a ladrillo, un futuro mejor para sus hijos.