CAMAGÜEY.- El Delegado papal invistió hoy a Monseñor Willy Pino con el palio arzobispal en Santa Misa, acompañado de numerosos fieles de las diferentes parroquias de la arquidiócesis.

Monseñor Willy reconoció que con la imposición del palio arzobispal la provincia eclesiástica de Camagüey “tomó posesión de mí”, como un acto de la unidad y comunión con la Iglesia Universal.

Durante la celebración se conoció la buena nueva del nombramiento del padre Juan Gabriel Díaz Ruiz como nuevo obispo de Ciego de Ávila, al aceptar el Santo Padre la renuncia de Mons. Mestril.

Hasta este momento el padre Juanín, como es conocido entre sus feligreses, fungía como párroco de la Iglesia Parroquial de Florida y delegado del Clero en la Comisión Nacional de Sacerdotes.

El palio es símbolo de la unidad que vincula a los pastores de las Iglesias particulares con el Sucesor de Pedro, Obispo de Roma. Y al respecto, el palio es también una llamada a los sacerdotes y los fieles de las distintas diócesis a consolidar cada vez más una auténtica comunión con sus pastores y entre todos los miembros de la Iglesia.

 


Reflexiones de Fidel